•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes a la Unidad orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Cáceres en colaboración con el Equipo Roca de Trujillo, llevaron a cabo la semana pasada una espectacular operación contra el tráfico de drogas en la localidad cacereña de Logrosán que permitió desmantelar cinco puntos de venta y acabó con la detención de nueve personas, de las que tres ya han entrado en prisión.

Los detenidos tenían droga escondida en todos sitios, como cocheras, vehículos, muebles e incluso debajo de los colchones. Las nueve personas detenidas son consideradas presuntas autoras de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Han sido intervenidas distintas cantidades de droga, dinero y material para la preparación y venta de la droga.

La Guardia Civil ha desarrollado la investigación de los hechos bajo el nombre de “Operación Limatus”, enmarcada dentro del “Plan Contra el Tráfico Minorista de Drogas en Zonas de Ocio y Diversión” de la Comandancia de Cáceres. Comenzó la investigación el pasado año, centrada en un grupo organizado dedicado a la venta de drogas en la localidad cacereña de Logrosán, y otras limítrofes, que ponía a la venta, bajo la modalidad del “menudeo”, principalmente sustancias como cocaína y marihuana.

Las actuaciones, que han supuesto cerca de un año de investigación, se iniciaron cuando agentes del Equipo de Policía Judicial y del Equipo Roca, ambos de Trujillo, detectaron la existencia de un grupo de personas dedicado a la venta y distribución de cocaína en las localidades de Logrosán y otras limítrofes. El desarrollo de la investigación permitió determinar la existencia de un grupo organizado y estructurado que operaba desde Logrosán donde, tras obtener la droga, se procedía a su adulteración; luego era vendida a distintos consumidores de la zona.

Tras varios meses de investigación, la Guardia Civil logró identificar a los principales integrantes de la supuesta red delictiva y finalizada la fase de investigación y ubicados completamente los lugares donde se llevaban a cabo las transacciones y venta de las sustancias, el pasado 2 de octubre se llevó a cabo la fase de explotación de la operación.

La intención de los agentes era sorprender a los integrantes de la organización, por lo que se hizo en plena madrugada. Participaron más de 130 agentes de distintas unidades y especialidades de la Guardia Civil que realizaron diez registros, seis de ellos en domicilios particulares, y otros tres en cocheras y almacenes. También se registró una vivienda en el municipio de Cañamero, donde fueron intervenidas numerosas sustancias estupefacientes, dinero y material susceptible de ser utilizado para la preparación y venta de la droga.

En esta vivienda se encontraron 360 dosis de cocaína dispuestas para su venta, 790 gramos de sustancias de corte, 18 kilogramos de marihuana, tres plantas de cannabis sativa de grandes dimensiones, dos balanzas de precisión, una trituradora de marihuana, un molinillo eléctrico para mezclar cocaína con sustancias de corte, una cámara de foto trampeo para vigilar los lugares de plantación de la marihuana, nueve teléfonos móviles, tres vehículos y 850 euros en metálico.

Los agentes que han participado en esta fase de la operación pertenecen a diferentes unidades y especialidades del Cuerpo. Entre otras, actuaron la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Cáceres, unidades de Seguridad Ciudadana de las Comandancias de Cáceres y Badajoz (USECIC), el Grupo de Reserva y Seguridad númeri 1 (GRS-1) de Madrid, el Servicio Cinológico de Cáceres y Badajoz -con perros detectores de drogas-, así como agentes de Seguridad Ciudadana y Equipos Roca de diferentes unidades territoriales de la provincia.

Con las pruebas obtenidas se procedió a la detención de los principales integrantes de la organización, ocho hombres y una mujer, así como la investigación de otra persona, todos ellos con domicilio en las localidades cacereñas de Logrosán y Cañamero. El pasado lunes fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción único de Logrosán que ha dirigido la operación y ha decretado el ingreso en prisión para tres de ellos y la puesta en libertad con cargos para el resto de los detenidos con la obligación de comparecer ante el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

Con esta actuación, la Guardia Civil considera desmantelado este grupo organizado dedicado, presuntamente, a la venta de drogas, al menudeo en la localidad cacereña de Logrosán, y otras limítrofes, habiendo conseguido la detención de sus nueve integrantes como presuntos responsables de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. No obstante, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.


Galería de imágenes