•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri ha solicitado a la Junta de Extremadura que autorice la quema controlada de rastrojos para controlar plagas y malas hierbas en el campo.

Metidieri ha considerado que la quema de rastrojos es un sistema «tradicional, respetuoso con las producciones, al no necesitar del uso de fitosanitarios así como económico para el agricultor. Por ello, se debería permitir al ser la herramienta más eficaz y razonable para mantener los campos limpios y para ser más competitivos».

El presidente de la organización agraria ha recordado que esta petición se ha realizado al ejecutivo regional en diferentes ocasiones durante el estado de alarma y «ni tan siquiera se han dignado a respondernos.

Asimismo, Metidieri ha aprovechado la ocasión para recordar el descenso de los precios en la agricultura extremeña poniendo de ejemplo al cereal donde “los precios son muy bajos y las exigencias cada vez más altas en los productos nacionales”.

En concreto, según los datos aportados, en España se consumen alrededor de 35 millones de toneladas de cereales de invierno, pero solo se producen algo menos de 20 millones, y en el caso de Extremadura se ha pasado en los últimos 20 años de tener 309.000 hectáreas plantadas a las actuales 208.000.

El dirigente ha reiterado que permitir la quema controlada de rastrojos sería una fórmula para acabar con las plagas y malas hierbas, así como de mejorar las producciones y abaratar los costes de una manera respetuosa con el entorno y, sobre todo, una práctica tradicional que ha funcionado a lo largo de los tiempos.