•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El aula magna de la Facultad de Económicas y empresariales ha acogido un año más el acto de apertura del curso académico 2020/21 de la Universidad de Extremadura, que comenzará el día 9 de septiembre con una reducción de los aforos al 60 por ciento del aula y el uso obligatorio de mascarillas para cumplir con las medidas sanitarias.

El acto, al que acudieron distintas autoridades, contaba con una gran limitación del aforo y otras medidas de seguridad por la Covid-19 y en él se pudo de manifiesto que la Universidad de Extremadura afrontará la que probablemente será la apertura del curso más singular de los 48 años de existencia de la universidad.

Las clases se retransmitirán a través de videocámaras si el aforo no se puede cumplir, aunque la UEx estña convencida de «haber tomado las medidas oportunas para garantizar tanto la educación de nuestros estudiantes, como la seguridad de nuestros compañeros y trabajadores, y poder hacerlo todo en un entorno de seguridad sanitaria».

El rector de la UEx, Antonio Hidalgo indicó que si la situación sanitaria se complica se modificarán los escenarios por si resulta necesario volver a una situación similar a la del segundo semestre del curso pasado. No obstante, la UEx apuesta por «una enseñanza presencial» por considerar que es la mejor manera para formar a los estudiantes.

Hidalgo reconoció que la pandemia marcará este camino de incertidumbre a medida que vayan transcurriendo los días y pueda comprobarse su evolución.

Por su parte, el consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital, Rafael España, indicó que este curso se presenta con grandes retos que abordar debido a la crisis de la Covid-19, pero también como consecuencia de una apuesta por la ciencia y el conocimiento o abordar el impulso a la I+D+i.

El acto de apertura solemne del curso académico se celebró en el aula magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales en Badajoz, que también ha contado con la presencia del alcalde de la ciudad, Francisco Javier Fragoso, y del presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo.