•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hacia una ecología de la atención

Todo el mundo sabe que una central nuclear tiene sus años de funcionamiento contados. Todos sus trabajadores conocen que trabajar en una central no es hacerlo en una fábrica cualquiera, sin contar con la probabilidad de un accidente mayor. Una central nuclear no es una industria cualquiera. Se trata de la primera tecnología civil con evidentes riesgos inherentes jamás resueltos y solo mejorados a través de cada accidente grave en el mundo. Riesgos medioambientales, pero también para la salud difícilmente olvidables a pesar de los datos oficiales de cada momento.

Por tanto, es difícil ignorar que una central no es solo un edificio industrial que contemplamos en tal o cual lugar.  Hay un ciclo completo a destacar sin el cual ninguna nuclear generaría electricidad.  El combustible empleado procede de toda una cadena de suministros y envenenamientos radiactivos, que comienza en la minería a cielo abierto. (Obtener 7 gramos de uranio por una tonelada de rocas removidas). Prosigue el transporte a las fábricas de concentrado del mineral, que por supuesto siguen generando residuos sólidos y líquidos radiactivos ( los denominan “estériles” permaneciendo abandonados  en los alrededores ), para pasar a las fábricas de enriquecimiento que luego se transportan nuevamente para elaborar  las barras de combustibles contenidas en los reactores nucleares ( generando nuevos residuos radiactivos de uranio empobrecido que como sabemos se han usado en las fábricas de armamento como recubrimiento de todo tipo de munición).

En todo este proceso, y aun sin haber comenzado a producir watio alguno, ya se está generando una ingente cantidad de gases de efecto invernadero, además de miles de toneladas de residuos con un alto porcentaje de radiactividad, por tanto, de destrucción ambiental y de muerte inducidas. ¿Quién se atreve a afirmar que las centrales nucleares son la solución al cambio climático? Y ¿cómo se está financiando todo ese ciclo imprescindible anterior a la propia central? ¿Aun se puede divulgar el “limpio, seguro y competitivo” de las nucleares?

En España todas las centrales hoy en funcionamiento, cinco con 7 reactores en total, se construyeron durante la dictadura (de las 40 previstas que solo la contestación social logró reducir a 10), y se conectaron durante la democracia, en 1981, Almaraz y la última en 1988 Trillo, ambas a orillas del   rio Tajo.

¿Qué ocurre una vez construida la central propiamente dicha?  Los plazos de construcción solían   estar entre 10 y 15 años con una gran inversión económica y por tanto de endeudamiento que solo el Estado podía garantizar. (las nuevas de hoy en día superan con creces plazos e inversiones). Una vez amortizadas las empresas propietarias solo tenían que alargar lo más posible su funcionamiento a costa de manejar tanto a los gobiernos de turno como al propio Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Vemos como hoy con respecto a la central nuclear de Almaraz, la más envejecida del parque nuclear español, y en pleno declive nuclear mundial, nos obligan a esperar ocho años más para su cierre definitivo. (2027 para la Unidad I y 2028 para la Unidad II).

¿Qué de grave tiene esto para las empresas propietarias? Aunque en el mercado actual, depende de los intereses de cada una, apenas tiene repercusión en sus cuentas de resultados. Y esto es así, porque   Iberdrola, Naturgy y Endesa, produciendo electricidad no se hacen cargo de las últimas fases que cierran el ciclo nuclear.   Es decir, de los residuos radiactivos generados por ellos mismos, del desmantelamiento de su propia fabrica, y de la gestión de los de alta actividad peligrosos hasta dentro de 250.000 años. De estas últimas fases es gestión de ENRESA (empresa pública ) que con   un  enorme déficit económico tendrá que asumirlos. Es decir, una vez más nuestro   recibo de la luz y los presupuestos generales del Estado.

Almaraz hasta hoy ha generado 2.280 toneladas de residuos radiactivos, siendo también una fábrica de producción de plutonio (hasta 600 Kg. al año) extremadamente toxico y básico para fabricar bombas atómicas, hecho que España desistió poder realizar, estando asociada al Tratado Internacional de No proliferación nuclear. Para Adenex, esperar ocho años más supone seguir “fabricando” 65 toneladas anuales más de residuos radiactivos sin tener ninguna necesidad energética para ello.

Denunciamos, desde Adenex, que la Central Nuclear de Almaraz siga funcionando ocho años más (nos negamos a denominarlo “vida útil”), y exigimos su cierre a un Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) riguroso con todas las medidas de seguridad dadas las deficiencias que aun mantiene en vilo a la población entera.

¿ Qué tiene de grave seguir empecinados en continuar ocho años más?.

  • El actual embalse de refrigeración se está colmatando, luego pierde la función de refrigeración exigida para su buen funcionamiento.
  • El actual fenómeno de corrosión que afecta a la naturaleza química del metal, desconocido cuando se puso en marcha la central, y de difícil tratamiento y solución. Podría afectar tanto a la tapa de la vasija como a las penetraciones de las barras de control.
  • El actual taponamiento de los tubos de los generadores de vapor que cambiados en 1996 ya están llegando al límite admitido sin poner en riesgo la propia central.
  • La actual imposibilidad de cumplir con las mediadas postFukushima de prevención de inundación, en caso de rotura de la presa de Valdecañas
  • El actual incumplimiento de no tener un plan de evacuación para la población adecuada a las nuevas medidas postFukushima, donde se obliga a realizar un simulacro poblacional en un radio de 80 Km y teniendo a Portugal , como país vecino más afectado, involucrado en su desarrollo
  • El actual funcionamiento “anormal” de las bombas de agua de refrigeración y el de no disponer de unos generadores seguros en caso de cese de fluido eléctrico que en caso de ocurrir simultáneamente con algún fallo del reactor origine la fundición de este.
  • El actual desconocimiento de cómo se encuentra el núcleo del reactor y de algunas de las partes del circuito primario de difícil acceso y comprobación objetiva, que solo se evalúa con aproximaciones estadísticas

¿Por qué poner en riesgo a la población ocho años más?. ¿Para qué aumentar la generación de residuos altamente peligrosos como legado generacional envenenado? ¿Por qué seguir aumentando la contaminación radiactiva a nivel planetario?


Galería de imágenes