•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Talayuela ha habilitado una partida presupuestaria para realizar más de 300 estudios serológicos en la pedanía de Barquilla de Pinares tras confirmarse por PCR el contagio de 54 personas en la Finca La Barquilla, que se encuentra a dos kilómetros de esta población.

El alcalde, Ismael Bravo, pretende de este modo transmitir tranquilidad a los vecinos de la pedanía, ya que la práctica totalidad de los residentes en la finca se desplaza a Barquilla de Pinares para realizar sus compras, pasar sus ratos de ocio o hacer otro tipo de tareas.

El ayuntamiento ha alcanzado un acuerdo con Quirón Salud para la realizado de este estudio, que podría comenzar a realizarse a los vecinos esta misma semana y que será sufragado íntegramente con cargo a los presupuestos municipales.

Las pruebas serológicas permitirán confirmar si los habitantes de Barquilla de Pinares tienen anticuerpos contra la Covid-19, aunque hasta la fecha se desconoce si esto supone una inmunidad frente a la enfermedad. A diferencia de las PCR, la prueba serológica no persigue localizar el virus, sino los anticuerpos desarrollados contra él. La ventaja de esta prueba es la rapidez, pues los resultados pueden obtenerse a los 15 minutos de haberse realizado en lugar de horas, que es lo que tarda la PCR.

En la Finca La Barquilla residen 345 personas que se encuentran confinadas desde el pasado viernes tras haber sido autorizadas medidas de intervención administrativa que restringen la libre circulación de personas fuera de la explotación tras la detección de un brote epidemiológico de Covid-19 que se ha ido incrementando a medida que se realizaban pruebas de detección a los contactos estrechos de los primeros contagiados.

Por este motivo sólo se autorizan los desplazamientos para asistencia a centros sanitarios; cumplimiento de obligaciones laborales o empresariales; retorno al lugar de residencia habitual, así como la asistencia y cuidado de personas mayores, menores, dependientes, discapacitadas o vulnerables.

La circulación por carretera y por los viales que atraviesen la finca está permitida siempre que tengan origen y destino fuera del lugar afectado por el brote. Dentro del núcleo de población está permitida la libre circulación de personas, aunque el ayuntamiento lo ha desaconsejado.


Galería de imágenes