•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El alcalde en funciones de Mérida, Julio César Fuster, ha subrayado que el «éxito» de público del 66º Festival Internacional de Teatro de la capital extremeña “viene a reforzar el planteamiento de que dicha ciudad es segura y cuenta con una cultura viva».

Así, tras mostrar su «satisfacción» y felicitar a los organizadores porque, a su juicio, se ha demostrado que «haciendo las cosas bien, siguiendo todos los protocolos de seguridad y aforo, Mérida sigue siendo una ciudad segura donde la cultura está viva», Fuster ha añadido también que los datos de turismo refuerzan que la capital extremeña «necesita» este tipo de actividades para atraer a visitantes.

En este sentido, ha destacado que, «a pesar de que muchos quieren poner el foco de las críticas en las actividades culturales», desde el pasado 21 de junio Mérida es una ciudad que «respira cultura por sus calles». «Una ciudad viva que ha acogido, desde el fin del estado de alarma, a más de 14.000 visitantes que han podido disfrutar de la ciudad», ha recalcado, informa en nota de prensa el Ayuntamiento de Mérida.

«Este es el fruto de un trabajo medido, y de un esfuerzo común, entre las instituciones dentro del Consorcio del Festival Internacional de Teatro Clásico, para ir adaptando los protocolos de seguridad conforme ha ido evolucionando la pandemia para que todo el mundo se sintiera seguro», incide.

«A esto se añade el buen desarrollo de las actividades de Augusto en Mérida en las que el teatro se ha hecho presente en las calles y plazas de toda la ciudad; hay que reconocer el magnífico trabajo de Taptc Teatro y de quienes han intervenido de forma altruista en este proyecto».

Los datos de turismo vienen a reforzar, así, según Fuster, el hecho de que Mérida «necesita» este tipo de actividades para atraer a visitantes. «Mérida es una ciudad turística y la actividad cultural, en cualquiera de sus manifestaciones, beneficia a hoteles, establecimientos hosteleros y al pequeño comercio», ha apuntado.

A estas actividades, hay que añadir las que, desde el 21 de junio hasta días antes de comenzar el Festival, se han venido desarrollando en el Templo de Diana, totalmente aforado para que los y las emeritenses, así como los miles de visitantes que han elegido Mérida como destino, hayan podido disfrutar en espacios abiertos y monumentales, de todas las disciplinas artísticas «en una ciudad viva con una cultura viva».