•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha confirmado esta mañana que la región vive ya su segunda oleada de coronavirus  y los niveles de contagio son similares a los registrados en la región en las tres primeras semanas del mes de marzo.

Esta situación se ha desencadenado tras una alarmante sucesión de brotes distribuidos por numerosos municipios de la comunidad autónoma y con dos poblaciones que se han visto obligadas a retroceder a la fase dos de la desescalada debido al elevado número de contagios registrado.

El consejero de Sanidad se ha visto obligado a comparecer esta mañana en Mérida, donde ha informado que la tasa de incidencia de la Covid-19 en los últimos catorce días en esta región se sitúa en 34 casos por cada 100.000 habitantes; esto supone, según Vergeles, que es tres veces menor que la media acumulada del resto del país que se sitúa en 96 casos por cada 100.000 personas. Pero a pesar de estas cifras ha advertido que «en el estudio realizado en la fase de nueva normalidad de cómo se han ido incrementado los casos en los últimos días podemos afirmar que estamos ante la segunda oleada».

Vergeles ha sido explícito en su comparecencia pública y ha dicho con rotundidad que «no cabe ninguna duda de que estamos en una nueva oleada de coronavirus y que tendremos que actuar de forma contundente cuando vayamos detectando brotes y casos».

«Hay que hablar con claridad y transparencia a la ciudadanía», ha asegurado.

El consejero de Sanidad también ha explicado que  Extremadura se encuentra en una situación similar a la que registró durante las tres primeras semanas del mes de marzo. La diferencia clave, según sus propias palabras, es que «estamos mejor organizados, preparados y detectando mejor los casos que lo hicimos en la primera oleada».

Sin embargo la situación es especialmente preocupante, porque retroceder a la situación de marzo supone situarse en los mismos niveles en los que se encontraba esta comunidad autónoma en pleno estado de alarma.

Vergeles ha sido claro al reconocer que los ingresos hospitalarios por Covid-19 se están incrementando en los últimos días en Extremadura.

«Tenemos una presión asistencial bajita, pero hay ingresos hospitalarios de personas jóvenes, de 30 ó 40 años. Esto no es un tema sólo de personas mayores», ha explicado.

Esta alarmante situación en la que se encuentra Extremadura  ha sido trasladada ya al Ministerio de Sanidad y José María Vergeles ha comunicado, como avanzó este medio, que es necesario disponer de «herramientas legales, tener un amparo legal para adoptar medidas sin llegar al confinamiento total, sin llegar al estado de alarma, que está más pensado para las crisis políticas que sanitarias para poder actuar».

«Tenemos que alcanzar el equilibrio entre el confinamiento y el desarrollo económico de los territorios», ha razonado el consejero de Sanidad, que ha abogado porque el  Sistema Nacional de Salud desarrolle normativas iguales para todos los territorios para «que abordemos de forma uniforme la pandemia».

«No podemos abordar una pandemia cuando se tienen que solicitar autorizaciones para atajar situaciones que requieren mucha agilidad y rapidez», ha manifestado Vergeles.

Ante esta situación, uno de los objetivos que se han marcado desde el Servicio Extremeño de Salud es «estar en las mejores condiciones para que el curso escolar pueda empezar de la mejor forma posible y si puede ser presencial que sea presencial».