•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un hombre de 84 años de edad ha sido rescatado del interior de una poza con poca profundidad de la Sierra de Jola en la que fue encontrado inconsciente después de que una vecina denunciara su desaparición la noche anterior.

El hombre ha sido encontrado gracias al dispositivo activado por la Guardia Civil, quienes tras su rescate procedieron a su reanimación y traslado a un centro sanitario de Cáceres.

La Guardia Civil fue alertada de la desaparición del octogenario la noche del pasado miércoles, a través de la llamada de una vecina del desaparecido, quien manifestó que salía a diario por la mañana con un rebaño de cabras por la sierra de Jola, y que volvía a la localidad al anochecer.

Sin embargo, esa noche no le había visto, a pesar de que sus cabras habían regresado solas sin su cuidador, pues se encontraban en el corral de la casa con la puerta abierta.

Varias patrullas de la Guardia Civil iniciaron una rápida búsqueda por la población y sus alrededores, así como por diferentes caminos y zonas que habitualmente frecuentaba el desaparecido con el rebaño, sin dar con su paradero.

La Guardia Civil decidió entonces activar un dispositivo de búsqueda a partir de las 7,00 horas del jueves con la participación de varias patrullas de la Compañía de Valencia de Alcántara, la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia, Policía Local de Valencia de Alcántara y varios voluntarios de la comarca, conocedores del terreno, con tres perros.

Sobre las 10,30 horas se encontró el cuerpo inconsciente del octogenario, en el interior de una pequeña poza con poca profundidad situada en el arroyo de los infiernos. Tras un primer reconocimiento del cuerpo por los agentes, se confirma que el mismo continúa con vida. Posteriormente es sacado del agua y trasladado rápidamente hasta la localidad de Jola, dado que la orografía del terreno no permitía el desplazamiento hasta el lugar de los servicios médicos.

Una vez en esta pequeña localidad, es reanimado y trasladado por una ambulancia hasta un hospital de Cáceres para su reconocimiento y tratamiento, según informa la Guardia Civil.