•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Isidoro CAMPOS

Desde el inicio de la pandemia 142 personas procedentes de residencias de mayores de Extremadura han fallecido como consecuencia del coronavirus, lo que supone el 65% del total de las víctimas. La población más vulnerable está siendo duramente castigada por el Covid-19 y la mayoría de quienes pierden la vida tiene más de 70 años.

La Junta de Extremadura se vio obligada a poner en marcha un plan de contingencia y actuación en los centros de mayores afectados por el Covid-19 el pasado 31 de marzo. Para ello se pusieron encima de la mesa los datos que revelaban unas cifras alarmantes: Extremadura tiene 14.936 plazas residenciales públicas y privadas en 320 centros residenciales de mayores. La edad media de los residentes es de 79,4 años y hasta esa fecha había 43 residencias con algún residente positivo, es decir el 13,3 por ciento del total.

Anuncios
Anuncios

Pero los datos eran aún peores: en 19 de estas residencias ha habido algún fallecido y, más grave aún, no sólo fallecen usuarios de estos centros asistenciales, sino también personas mayores que viven en sus casas y que forman parte del colectivo más vulnerable.

Radio Interior ha analizado el número de fallecimientos registrados en la región en la semana comprendida entre el 23 y el 29 de marzo y la conclusión es contundente: la práctica totalidad de víctimas mortales registradas en Extremadura tiene más de 70 años, con la excepción de algunas muertes de personas que presentaban patologías previas.

Durante estos siete días hubo 86 fallecidos. Pues bien, de ellos sólo hubo cinco víctimas que tenían entre 60 y 64 años de edad y todos los demás, es decir, 81 personas murieron con más de 65 años. El dato es aún más revelador si se tiene en cuenta que la mayoría de las personas fallecidas en la región tiene más de 70 años, pues apenas hay víctimas entre los 65 y los 70 años.

DÍA A DÍA DE UNA SEMANA NEGRA

El 23 de marzo hubo cuatro fallecidos por coronavirus en Extremadura. A excepción de una mujer de 60 años con pluripatologías, los tres restantes fueron un varón de 85 años procedente de la residencia de Santiago de Alcántara, otro de 79 que se encontraba en UCI y una vecina de la residencia “El Romeral”, de Talayuela, de 85 años.

El día 24 se registraron nueve víctimas: cuatro mujeres de 84, 91, 94 y 91 años en el área de salud de Cáceres; un varón de 60 años, y otro de 74 en la de Mérida; una mujer de 93 años y un varón de 80 en la de Plasencia y otra víctima más en la de Navalmoral de la Mata, de la que la Junta de Extremadura no ha facilitado la edad.

La jornada del miércoles, 25 de marzo, registró un elevado número de fallecimientos y abrió una tendencia alcista con doce nuevas víctimas mortales. De ellas, cuatro eran mujeres de 86, 88, 83 y 67 años y dos varones de 82 y 85 años que se encontraban hospitalizados. Dos de las personas fallecidas procedían de residencias, una de la de Mata de Alcántara y otra de la de Arroyo de la Luz. En el área de salud de Badajoz perdió la vida una mujer de 80 años que se encontraba hospitalizada; en la de Plasencia perecieron dos mujeres de 93 y 80 y dos hombres de 74 y 79 años, mientras que en Navalmoral de la Mata murió un varón de 93 años procedente de la residencia de Villanueva de la Vera.

El 26 de marzo la cifra de fallecidos subió hasta las 19 personas en 24 horas, de las que ocho estaban adscritas al área de salud de Cáceres: cinco mujeres de 88, 96, 83, 67 y 85 años y tres varones de 85, 89 y 86. Tres de ellos procedían de las residencias de Mata de Alcántara, Garrovillas de Alconétar y Santiago de Alcántara. En Badajoz murió una mujer de 83 años procedente de la residencia DomusVi y en Mérida se registró el tercer fallecimiento, el de una mujer de 61 años. En Plasencia hubo cinco víctimas mortales: cuatro varones de 79, 87 88 y 78 años y una mujer de 80 años; dos procedían de la residencia de Malpartida de Plasencia y dos de la de Jaraíz de la Vera. En Don Benito se producían los dos primeros fallecimientos: un varón de 80 años, procedente de la residencia de Santa Amalia, y un hombre de 74 años, mientras que en Navalmoral de la Mata perdían la vida dos mujeres de 79 y 81 años, una de ellas procedente de la residencia de Villanueva de la Vera.

Durante la jornada del viernes 27 de marzo se registraron once muertes, de ellas cuatro mujeres de 80, 85, 64 y 79 años -la primera procedente de la residencia de Valencia de Alcántara- y dos varones de 72 y 78 años. La zona sanitaria de Badajoz registró el fallecimiento de una mujer de 80 años, la de Plasencia dos mujeres, de 74 y 75 años, la de Don Benito contabilizó el fallecimiento de una mujer de 60 años y la de Coria el de una mujer de 72 años.

El 28 de marzo aumentó de forma importante el número de víctimas como consecuencia del Covid-19 con la muerte de 19 personas. De ellos, 12 se registraron en el área de salud de Cáceres, seis hombres y seis mujeres con edades comprendidas entre los 72 y los 93 años, excepto una persona de 64 años. Las siete víctimas restantes se distribuyeron de este modo: un varón de 79 años en Badajoz; cuatro mujeres de 92, 75, 68, 57 y un hombre 71 años en Plasencia, y una mujer de 79 en Navalmoral de la Mata.

La cifra de fallecidos contabilizados el domingo 29 de marzo también fue importante, al registrarse doce nuevas víctimas; tres fueron en la zona sanitaria de Cáceres, donde hubo dos mujeres de 93 y 65 años y un varón de 93 años, y otras tres en Mérida, que fueron dos varones de 71 y 74 años de edad y una mujer de 64 años. En Navalmoral de la Mata se contabilizaron dos fallecidos más, un varón de 90 años y una mujer de 81 años; en Plasencia un varón de 71 años; en Don Benito una mujer de 80 años en Don Benito-Villanueva y dos varones de 71 y 95 años en la zona de Llerena-Zafra.

POSITIVOS EN 53 RESIDENCIAS

Los datos facilitados este domingo por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, revelan que en Extremadura han fallecido 142 personas procedentes de residencias de ancianos de la comunidad autónoma como consecuencia del Covid-19.

Actualmente hay 53 residencias de mayores de 40 municipios de Extremadura con algún positivo en coronavirus. Los datos oficiales indican que se han contabilizado 307 positivos entre los residentes de estos centros, donde además se han producido en este periodo 54 fallecimientos por otras causas ajenas al coronavirus.

La población más vulnerable es la de nuestros mayores, y no sólo la de los usuarios de los centros residenciales, sino también la de muchos otros que viven el día a día solos, confinados en sus propias casas, sin más compañía que la televisión o un aparato de radio.

Hasta este domingo había 139 pacientes de residencias que permanecían aislados y otros 85 en ingresados en algún centro hospitalario de la región. A ellos hay que sumar los 16 que fueron trasladados a la Clínica Quirón y los 18 que fueron trasladados al Hospital Virgen de la Montaña en Cáceres, con lo que la cifra se sitúa en 119 hospitalizados.

La Extremadura de los mayores, la de los que se quedaron y no se fueron, y la de quienes emigraron y volvieron, atraviesa los peores momentos de esta nueva era en unos momentos en los que el colapso del sistema sanitario obliga a elegir quienes tienen derecho a un respirador y quienes no. 


Galería de imágenes