•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los regantes de la cuenca del Tajo se manifestarán el próximo día 26 de febrero en Badajoz en un acto en el que también están convocados los regantes del Guadiana para protestar contra el “tarifazo eléctrico”.

El presidente de  Fertajo, la federación de comunidades de regantes del Tajo, Francisco Gómez Rodulfo, ha presentado hoy en Plasencia la tabla de reivindicaciones que la harán llegar al Ministerio de Agricultura ya que la situación actual es “insostenible”. Consideran que el encarecimiento “insoportable” de la energía eléctrica en la agricultura de regadío está ocasionando un grave perjuicio.

La principal demanda se centra en la tarifa por término de potencia que deben abonar, por ello han demandado a Arias Cañete que se pueda adaptar la norma para que en un único contrato de suministro los consumidores puedan hacer dos modificaciones de la potencia contratada en el plazo de 12 meses, diferenciando los meses en los que riegan y los que no. Exigen así que se facture por la potencia real registrada y no por la potencia teórica contratada para evitar pagar todo el año aunque no se riegue. Han demandado que se aplique contratos de temporada con distintas condiciones de suministro para un mismo punto de consumo sin penalizaciones, además de fomentar la producción de energía distribuida en las zonas regables para autoconsumo con balance neto y puedan vender la electricidad que no gastan. Gómez Rodulfo ha destacado también la posibilidad de que se aplique un IVA reducido a las comunidades de regantes “igual que se aplica a los regadíos en Italia”.

El presidente de Fertajo ha dicho que desde que comenzó este sistema de facturación eléctrica en 2008 los costes de regadíos han aumentado un 600% y en el año 2013 supuso 100 millones de euros. Aunque Gómez Rodulfo ha señalado que el ministerio les da la razón “necesitamos más que eso porque así no podemos seguir”. Antes de este cambio de tarifas, los regantes tenían una situación privilegiada y abonaban un precio especial de riego. Con la modificación de potencia que demandan calculan que podrían ahorrar entre un 20 y un 30%.