•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cinco empresas extremeñas del ámbito de la construcción que están prestando sus servicios en las obras del AVE en la provincia de Cáceres corren el riesgo de paralizar sus trabajos y despedir a sus empleados porque la subcontrata con la que están desarrollando este proyecto les debe la cantidad de 600.000 euros.

Las firmas llevan un mes y medio reclamando esta cantidad que es fundamental para su viabilidad y se han encontrado con el inconveniente que la firma deudora se encuentra en preconcurso de acreedores y están intentando renegociar esa deuda.

Juan Carlos Martínez, portavoz del grupo de empresas afectadas, ha manifestado que de no recibir esos pagos se verán obligados a abandonar el proyecto y en consecuencia, parar las obras de construcción del AVE en el tramo entre Casas de Millán y Cañaveral.

Martínez reconocía que desde el pasado otoño les están devolviendo los pagarés y ha llegado un momento en el que ya no pueden pagar a sus empleados, unos 70 en total, entre las cinco compañías.

No obstante, en los últimos días, y ante la denuncia en los medios de comunicación, las negociaciones se han retomado entre las contratas con el propósito de encontrar una solución a la problemática.