•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las asociaciones de vecinos de los barrios de San Juan, Río Jerte, Rosal de Ayala, Intramuros, Miralvalle, El Pilar, San Miguel, Gabriel y Galán, Ciudad Jardín y los Monjes han realizado una petición conjunta y por escrito al alcalde sobre temas que afectan a los ciudadanos.

De esta manera le han solicitado que se retire el canon por depuración de agua mientras se mantenga el mismo impuesto regional. En materia de seguridad ciudadana han solicitado que tanto la policía nacional como municipal realicen patrullas a pie por los barrios como efecto disuasor para detectar las infracciones especialmente en horarios nocturnos.

En este apartado solicitan que haya un mayor control no sólo en las zonas de movida nocturna, sino en otros barrios, para controlar y frenar el consumo de drogas y "trapicheo" en espacios de la vía pública.

Demandan además medidas de seguridad para evitar el vandalismo y exigen que se cumpla la normativa para evitar la celebración de botellones en distintas partes de la ciudad. También llaman la atención sobre el "déficit del alumbrado público en todos los distritos debido a la tardanza en la reposición de lámparas fundidas, no solo en calles, jardines y parque públicos ,es llamativo sin que los servicios municipales sean ágiles y eficientes. Estas penumbras duraderas en el tiempo hacen que el nivel de seguridad sea mas critico".

Los colectivos consideran necesaria la implicación del consistorio para evitar que los excrementos de las mascotas proliferen en calles, jardines y parques infantiles "sin que se vea mejora  alguna, aunque exista prohibición".

Critican además que existen varias asociaciones vecinales sin que el ayuntamiento les haya proporcionado un local para sus reuniones, "discriminándolas con el resto, que si disponen de ellas", por lo que han pedido que esos locales sean proporcionados en los barrios donde cumplen su función asociativa.

Las asociaciones han celebrado una asamblea y acordaban elevar estas quejas de los vecinos al consistorio ya que consideran que provocan malestar y deterioro, "no solo a la convivencia sino también a la discriminación impositiva como ciudadanos respectos a otros de nuestra comunidad".