El delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, ha asistido este martes, en representación del Gobierno de España, al funeral de ocho de las once personas fallecidas el pasado domingo en la localidad de Sertã, cuando viajaban en autobús.

El acto religioso, celebrado en la Catedral de Portalegre, ha sido presidido por el obispo de la diócesis de Portalegre-Castelo Branco, Antonino Eugénio Fernandes.

Tras el funeral, López Iglesias ha manifestado que "el dolor del pueblo portugués por este accidente es también el dolor del pueblo extremeño, por eso es de justicia venir a mostrar nuestras condolencias".

Anuncios
Anuncios

"Hasta bien entrada la mañana del domingo, nosotros vivimos intensamente este suceso porque no sabíamos si los pasajeros eran españoles o portugueses", ha sostenido.

El delegado del Gobierno ha transmitido su pésame de forma personal a los familiares de las víctimas y a la alcaldesa de Portalegre, Adelaide Teixeira, con quien Extremadura -según López Iglesias- mantiene relaciones muy estrechas desde hace tiempo. "Tenía especial interés en venir a acompañarles como, estoy seguro, hubieran hecho ellos con nosotros, pues son muchos años de buenas relaciones", ha concluido.