•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha detenido a una persona por un supuesto delito contra la seguridad colectiva y otro de estafa. El detenido se dedicaba a llenar manualmente botellas de butano, mezclando propano y butano.

La detención se ha producido en la denominada operación GLP (gas-licuado-propano), que investigaba la manipulación y llenado de bombonas de butano en centros no autorizados, al haberse detectado principalmente en la zona norte de la provincia de Cáceres la venta de bombonas de butano defectuosas, consiguiendo la detención de una persona, como supuesta autora de los delitos de estafa y contra la seguridad colectiva.

HECHOS

Las investigaciones se inician en un almacén de butano, en el que tras realizarse  una primera inspección , sobre la manipulación y llenado de botellas de butano en centro no autorizado, se incautan de su interior un total de 9 botellas de butano propiedad de un distribuidor diferente al que distribuye el propio almacén, las cuales habían sido manipuladas y rellenadas manualmente.

Una vez realizado el llenado con un sistema totalmente rudimentario, mezclando butano y propano, el detenido,  le colocaba  un precinto  diferente al de la  marca de la bombona, intentando con ello simular su legalización.

Con esta forma de actuar, el detenido conseguía introducir en el mercado una bombona de butano obteniendo con su venta un mayor margen comercial, consiguiendo con ello estafar al consumidor.

Por otra parte, el cliente final, era expuesto a un peligro claro y real ante la manipulación de las bombonas, por el sistema rudimentario utilizado para su llenado y por la mezcla de los gases utilizados, quedando patente la peligrosidad de la conducta del autor de los hechos.

Por parte de la Guardia Civil, se procedió a la detención de una persona, como supuesto autor de los delitos de estafa y contra la seguridad colectiva, siendo puesto a disposición del titular del Juzgado de Instrucción nº. 1 de Plasencia (Cáceres), quedando en libertad con cargos.

RECOMENDACIÓN

La Guardia Civil recomienda que por parte del consumidor, se preste gran atención al precinto de la botella de butano, el cual debe estar perfectamente colocado y debe de  coincidir la marca del precinto con el de la botella, nunca pueden ser de diferente marca comercial.