•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil de Villanueva de la Serena y Don Benito ha detenido a un joven de 22 años ciudadano rumano, vecino de Don Benito, e imputado a otro de la misma nacionalidad y vecindad, en paradero desconocido,  como supuestos autores del hurto de más de 200 compuertas de acero del canal de riego de Orellana.

Asimismo,  se procedió a la inspección de dos chatarrerías sitas en Don Benito y Almendralejo, con la posterior detención de sus responsables,  por un delito de receptación del material hurtado.

Los hechos ocurrieron durante los dos últimos meses, donde se sustrajeron 232 compuertas de acero inoxidable,  de las utilizadas para la canalización del riego en  el término municipal de Don Benito. Dicho material fue valorado en unos 60.000 euros, sin contar con el perjuicio  y daños ocasionado a los regantes de la zona.

Desde el inicio de las investigaciones, la Guardia Civil orientó sus gestiones a la posible localización de las compuertas sustraídas en los centros de recepción de chatarra, ya que este material suele ser vendido al peso en esas instalaciones.

Con el desarrollo de las gestiones se localizó a uno de los autores de la sustracción, continuando con éstas, se llegó al destino de las compuertas, concretamente dos establecimientos dedicados a la gestión de chatarra,  ubicados en Don Benito y Almendralejo.

Por el delito de receptación, es decir la compra de las compuertas a sabiendas de su ilícita procedencia, se detuvo a los dos responsables de los establecimientos, quienes cometían irregularidades en el asiento de los libros de entrada,  de hecho no especificaban los datos descriptivos del material y ocultaban datos de la identificación de las personas que lo entregaban. El precio que pagaban por las compuertas es muy inferior a su coste real, ya que su venta al peso no refleja su utilidad y valor real.

Uno de los supuestos autores del hurto, se encuentra en paradero desconocido, los agentes creen que puede haber regresado a su país de origen.

No se han recuperado las compuertas, posiblemente a sabiendas de su "dudosa" procedencia, se han desprendido rápidamente de ellas para no ser descubiertas en las inspecciones que asiduamente realiza la Guardia Civil, se continua con las gestiones para conocer si existen otros centros implicados, incluso fuera de la Comunidad Autónoma.

Las diligencias junto con los detenidos fueron puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción de Villanueva de la Serena.