•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha recibido esta tarde al presidente de la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui, Eduardo Martín, y al delegado del Sáhara en Extremadura, Badadi Benamar, para manifestarles su apoyo tras el secuestro de Ainhoa Fernández, cooperante extremeña y trabajadora de esta ONG extremeña.

El jefe del Ejecutivo extremeño ha querido transmitirles los contactos que, desde el gobierno regional, se han estado llevando a cabo desde que se conoció la noticia.

El presidente extremeño les ha informado de la conversación telefónica que, esta misma mañana, ha mantenido con la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, quien le ha comunicado las labores que se están desarrollando desde el gobierno de España.

Anuncios
Anuncios

Además, también les ha manifestado que la Vicepresidenta del Gobierno regional, Cristina Teniente, se puso ayer en contacto con la familia de la cooperante para transmitirles todo su apoyo.

Ainhoa Fernández es la coordinadora de tres proyectos financiados por la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional. En concreto, Fernández es la responsable en terreno del programa Vacaciones en Paz, de la dotación de alimentos básicos para la población saharaui y de la mejora agroalimentaria de los saharauis refugiados en Argelia (M.A.S.A.R.A.), todos ellos financiados por el gobierno regional.

El Presidente de la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui ha manifestado, al término de la reunión, no saber "nada nuevo" sobre la situación de la cooperante, si bien ha informado que han aumentado las medidas de protección en el campamento donde fue capturada.

Del mismo modo, Martín ha señalado que esta tarde se estaba produciendo un encuentro en Madrid, en el Ministerio de Exteriores, para poder avanzar en la solución de este conflicto.

"No sabemos dónde es el seguimiento que se está realizando, si en Mauritania o en Mali", por parte del Gobierno saharaui, ha afirmado Martín, que se ha mostrado prudente sobre la situación y ha querido mandar un mensaje de calma, igualmente refrendado por Badadi Benamar, delegado del pueblo saharaui en Extremadura.

Por su parte, el delegado del Sáhara en Extremadura, Badadi Benamar, ha querido transmitir sus agradecimientos al Gobierno de Extremadura por haberse interesado por la situación de la cooperante y ha querido denunciar lo que a su juicio es un "acto criminal, cobarde, perpetrado por un grupo del que no sabemos su afiliación".

"No tenemos nuevas informaciones", ha afirmado, a la vez que ha recomendado "prudencia y discreción" en la información, ya que una mala interpretación de alguna información podría ser más perjudicial que beneficiosa para la resolución.


Galería de imágenes