La delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, ha recibido esta mañana  al sector olivarero extremeño que ha protestado ante las puertas de la delegación para reclamar que se active el almacenamiento privado de aceite de oliva. Pereira ha destacado el compromiso del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino con el sector y les recordó que el pasado mes de abril, el MARM ya remitió a la Comisión Europea la solicitud de reactivar inmediatamente el sistema de almacenamiento privado de aceite; del mismo modo, la Ministra ha mantenido contactos con la interprofesional del aceite a la que ha informado de la postura del Gobierno con las medidas complementarias previstas en apoyo al sector.

En numerosas ocasiones el MARM ha recalcado la necesidad de que la Comisión Europea permita el almacenamiento privado de aceite de oliva para paliar la actual caída de los precios. En este tema el Ministerio coincide plenamente con las reivindicaciones de los olivareros y ha lamentado que la Comisión no haya tomado una decisión hasta el momento, por lo que está insistiendo en la necesidad de que dichas medidas se adopten y de manera inmediata.

Además de esta petición ante la institución europea, el Secretario General de Medio Rural, Eduardo Tamarit, ha informado que el Gobierno de España, dentro de sus competencias, está  rabajando en la nueva Ley de Medidas para mejorar la cadena alimentaria. Una norma que tiene como objeto mejorar la vertebración y el funcionamiento de la cadena alimentaria. De esta manera la ley recoge la pretensión de regular un código de buenas prácticas, modificar la normativa reguladora de los contratos-tipo agroalimentarios y de las organizaciones interprofesionales agroalimentarias, medidas que afectarán de manera positiva al sector.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado el Ministerio trabaja en la actual norma de aceites vegetales, convirtiéndola en una Norma de Calidad con reglas específicas para el aceite de oliva, un proyecto que se encuentra en fase de revisión antes de su tramitación oficial.

Otra de las medidas en las que insiste el gobierno es la de difundir las virtudes nutricionales y saludables del aceite de oliva, con el fin de lograr un mayor consumo de este producto por parte de la sociedad. Se trabaja en la inclusión de menciones específicas del aceite de oliva en el reglamento comunitario de alegaciones nutricionales.  Esto supone un paso más  al reconocimiento que ya se hizo del producto con la aprobación de la Dieta Mediterránea como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, con menciones específicas a sus excelentes características que lo hacen único.

En resumen, el Gobierno de España y el sector del aceite de oliva coinciden plenamente en el diagnóstico de la situación del sector y de las medidas que hay que tomar para mejorar su situación.