•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El conjunto escultórico del encierro, ubicado en la céntrica Avenida de Pureza Canelo de Moraleja, tendrá que abandonar su actual emplazamiento y trasladarse a otro punto del municipio. La alcaldesa, Teresa Roca, dio a conocer anoche en el pleno la comunicación de Fomento en la que se desestima el recurso presentado por el consistorio y que según sentencia firma dictamina que las esculturas no pueden permanecer en la mediana de la carretera porque existe peligro para la seguridad y además de tratarse un lugar de dominio público no se solicitó permiso para su instalación.

De esta manera concluye el capítulo de las esculturas del encierro y será necesario trasladarlas a la rotonda del puente nuevo en la carretera de Cilleros. Ya que este lugar es el sitio elegido por los vecinos, mediante una consulta popular, para trasladar los toros y los corredores.

Roca recordó que el consistorio envió un informe a la consejería de Fomento solicitando una serie de medidas correctoras para intentar que las esculturas permaneciesen en su ubicación actual, pero esta petición se ha desestimado y Fomento remite al consistorio a la sentencia del juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Cáceres, que por sentencia firme de 26 de octubre, condenaba al consistorio a pagar 6.010 euros de multa y la retirada de las esculturas instaladas en la avenida Pureza Canelo por la comisión de una infracción "muy grave del artículo 45.1 de la Ley 7/1995, de 27 de abril, de Carreteras de Extremadura".

Asimismo, el ayuntamiento de la localidad deberá volver a celebrar el pleno de carácter extraordinario que tuvo lugar el 3 de noviembre del 2008, en el que tomó posesión el número 6 de IPEx Jaime Vilella. Roca dio lectura al requerimiento del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Cáceres para que en el plazo máximo de dos meses se celebre la misma sesión con los mismos puntos que incluyó en aquella ocasión el orden del día.


Galería de imágenes