•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El portavoz de Ipex en Moraleja, Jaime Vilella, ha asegurado que las declaraciones efectuadas recientemente en las que acusaba al equipo de Gobierno de "tráfico de influencias" las hizo en nombre de su partido y no a título personal. Asegura Vilella que la crónica política en Moraleja está tomando ya un aspecto barriobajero y culpa de ello a los concejales del PSOE local.

El concejal del equipo de Gobierno, Felipe Mayoral, entiende que Vilella se esconde ahora detrás de las siglas de su partido al ser consciente de la "metedura de pata" realizada cuando el portavoz de Ipex acusó al Gobierno local del delito de tráfico de influencias, algo que, según Mayoral, "no le saldrá gratis".

Sobre la insinuación que Vilella hacía sobre los intereses que Mayoral pudiera tener en la empresa Isolux Corsán, el concejal socialista responde preguntándose ciertas cosas como los impagos de Jaime Viella a sus empleadas, dejando entrever también que éste último tiene embargos en la actualidad.

Vilella vuelve a insistir en la relación de la familia Mayoral con esta empresa preguntándose en voz alta la relación que mantienen familiares directos de Mayoral con la empresa Isolux Corsán.

Considera Mayoral que esa serie de preguntas recuerdan a un infame que en 2007 sacó los mismos temas en papel. Por aquel entonces, dice, el PSOE no salió al paso para rebajar la crispación. Ahora, en cambio, no permitirán que se dañe el prestigio personal y político de los concejales socialistas y responderán de forma "contundente" las embestidas de la derecha.

En otro orden de cosas, y sobre la decisión adoptada por el ayuntamiento de pedir a la Junta la serie de medidas correctoras para poder dejar a las estatuas en su actual emplazamiento, Mayoral mantiene que eso es algo que ya tendría que haber hecho en un su día el anterior equipo de Gobierno.


Galería de imágenes