•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El cadáver encontrado el pasado 3 de noviembre de 2009 en el río Jerte a la altura de la ciudad de Plasencia pertenece a un ciudadano marroquí de 31 años. Esta persona iba indocumentada y sin ningún tipo de objetos que hicieran posible su identificación. La investigación de la causa del fallecimiento "muerte accidental por precipitación", continúa de momento abierta, según la Subdelegación del Gobierno en Cáceres.

En el acto de la autopsia no fue posible la realización de la necro-reseña dado que las huellas dactilares se encontraban muy deterioradas por el efecto del agua, al llevar el cadáver varios días sumergido.

Funcionarios del Grupo Local de Policía Científica de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Plasencia  procedieron a la toma de las muestras necesarias para conseguir su identificación. Dichas muestras fueron remitidas a la Sección de Antropología Forense de la Comisaría General de Policía Científica (Madrid), con el fin de procedieran a su regeneración para su identificación.

Gracias a los métodos científicos utilizados, el día ocho de este mes de enero ha sido posible por parte de la Comisaría General de la Policía Científica la identificación de las muestras remitidas, perteneciendo las mismas a E.H.B. nacido en 1978 en Kinfra (Marruecos), sin domicilio conocido.

En las bases de datos policiales al finado le constan tres "usas" diferentes (utilizaba nombres falsos en las detenciones)  y un total de once detenciones.

Por parte del Grupo de Policía Judicial de esta Comisaría, una vez conocida la identidad del fallecido se procedió a entrevistarse con compatriotas residentes en Plasencia, comprobándose que esta persona carecía de familiares y que vivía en una casa abandonada en la ciudad.