•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a ocho personas e intervinieron 600 gramos de cocaína y 100 gramos de hachís en una operación contra el tráfico de drogas que ha realizado en Mérida.

La operación fue desarrollada por el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Mérida, y las personas detenidas se dedicaban al tráfico de drogas en la ciudad de Mérida y su comarca, según informa la Policía Nacional.

   Así, según explica, dos de los detenidos son hermanos, uno de ellos reside en Toledo y acudía a Mérida cada 15 ó 20 días para abastecer a los pequeños traficantes, y el otro reside en el Barrio de San Antonio de la capital extremeña.

   En esta actuación se registraron tres viviendas, dos en la barriada de San Antonio y una en El Peri-San Lázaro, en las que se ocupó más de 500 gramos de cocaína, con sus respectivas bolsas para ser vendidas por dosis.

   Se estima que con la cantidad intervenida habría supuesto en el mercado más de 30.000 euros.

   Los detenidos responden a las iniciales H.B. de 35 años; A.B. de 28 años (ambos de origen magrebí); M.M.M.R. de 27 años; A.A.G. de 47 años; A.I.M. de 21; y V.V.A. de 30 años, quienes pasaron a disposición judicial.

   El juez decretó el ingreso en prisión de cinco de ellos, mientras que la sexta quedó en libertad con cargos.

   Posteriormente, el día 3 de noviembre, se procede a la detención de dos personas más, que responden a las iniciales C.P.G. de 23 años y J.L.T. de 30 años. Al primero se le intervino 90 gramos de cocaína y 100 gramos de hachís, que pretendía vender en la localidad de Montijo y alrededores. Este joven pasará a disposición judicial en breve.

   Explica la Policía Nacional que la operación, que sigue abierta, comenzó sobre el mes de septiembre de 2009, donde funcionarios adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Mérida, sometieron a una vigilancia discreta sobre el domicilio y seguimientos a los vehículos que utilizaban los ahora detenidos para desplazarse, confirmando las sospechas.

   La operación ha sido "muy laboriosa debido no solo a la ubicación de las viviendas, sino también a que los detenidos utilizaban muchas medidas de seguridad en evitación de ser detectada por la policía la actividad a la que se dedicaban", explica la Policía Nacional.

   Finalmente, cabe destacar que en la operación intervinieron el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Mérida, la Brigada de Seguridad Ciudadana de Mérida, y el Grupo de Guías Caninos de la Jefatura Superior de Extremadura con sede en Badajoz.

   El Juzgado de Instrucción número 1 de los de Mérida, se ocupa de este caso, en el que los detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 en funciones de guardia.