•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los cuatro novillos "patablanca" de la ganadería de Monteviejo protagonizan el encierro más tenso y emocionante de las fiestas de San Buenaventura 2009 de Moraleja con un tiempo de 12 minutos y 44 segundos. A excepción de uno de los astados que acompañó a los mansos en la manada hasta el final del recorrido en los toriles, los otros tres novillos crearon minutos de mucha tensión y de peligro en todo el recorrido, especialmente en el mercado de abastos y en el interior de la plaza de los Toros.

El público ha disfrutado y ha vivido con emoción los casi 13 minutos de festejo taurino a pesar del peligro que se ha vivido durante todo el encierro. Los primeros en salir de los corrales han sido los cuatro mansos y un novillo, instantes después ha aparecido un segundo "patablanca" que ha generado alarma porque ha ido completamente solo por la Avenida Virgen de la Vega y a su llegada a la zona del mercado de abastos ha ido arremetiendo con vallas y barrotes hasta pararse en la plazuela. Algunos metros después han aparecido los dos últimos novillos que tampoco han ido unidos y se han unido al tercer astado en la plaza del mercado. Los tres han ido derrotando a derecha e izquierda y arremetiendo con los barrotes y todo lo que encontraban a su paso. A pesar de que se han dirigido hacia la calle Hernán Cortés, dos de los novillos se han quedado parados y se han dado la vuelta pero afortunadamente no han ocasionado ningún percance.

Una vez que las primeras cinco reses ya estaban en los corrales, cuatro mansos y un novillo, los otros tres seguían a paso muy lento recorriendo las calles del recinto de Moraleja. Un segundo novillo llegó a la plaza de los Toros seguido de los dos últimos astados que se quedaron en la plaza de Colón donde estuvieron arremetiendo y creando alarma entre el público. Finalmente la organización pudo introducir a todas la reses en la plaza de los toros aunque luego tuvieron muchos problemas para que entrasen en toriles.

Los pastores soltaron a los mansos que salieron de nuevo a la arena para recoger al ganado pero tampoco fue efectiva esta medida y en varias ocasiones los astados de Monteviejo entraron y salieron del callejón que comunica con chiqueros. Durante los minutos que han estado en la plaza los toros han arremetido contra las talanqueras y se han peleado entre ellos ofreciendo un espectáculo para todo el público asistente que ha disfrutado enormemente. Finalmente, tras casi 13 minutos de festejo, los animales entraban en los toriles.


Galería de imágenes