•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Moraleja ha acusado al equipo de gobierno de malgastar los caudales públicos al gastar en 2008 unos 458.000 euros más de lo que ingresó, al tiempo que se ve abocado ahora a una subida de impuestos superior, en algunos casos, al 30%. La portavoz socialista ha criticado que ese exceso en el gasto se vaya a pagar ahora con un plan de saneamiento que incluye la subida de impuestos y que han calificado como despilfarro.

En el pleno de carácter extraordinario y urgente celebrado el lunes se aprobó con el voto de calidad de la alcaldesa, Concepción González, ya que un edil del equipo de Gobierno, Emilio del Sol, no asistió a la sesión, un plan para sanear las arcas municipales debido al déficit del pasado ejercicio económico. EL PSOE voto en contra en este punto del orden del día y la edil Roca indicó que la incomparecencia del concejal de Vegaviana, el edil del Sol, había votado en contra del PP en la comisión informativa, lo que evidencia según Roca una nueva crisis de Gobierno.

Sobre este asunto, la alcaldesa Concepción González manifestó en el pleno que el exceso de gastos del consistorio ha venido motivado por las deudas contraídas por el PSOE en la anterior legislatura como es el caso del abono del servicio del agua de la mancomunidad Rivera de Gata.

González indicó que la subida de los impuestos es insignificante y que se ha estudiado de manera que afecte lo menos posible a los ciudadanos más desfavorecidos.

Por otra parte, la portavoz socialista, Teresa Roca, ha solicitado en los presupuestos de 2009 un plan de empleo local con fondos propios y una actuación de ampliación y adecentamiento del polígono industrial El Postuero, además de la descongelación y subida de las políticas sociales o el recorte en gastos innecesarios. Roca criticó además que del presupuesto para las fiestas de San Buenaventura 2008 cifrado en 280.000 euros se haya pasado a un gasto de 424.000 euros.

Sobre este asunto, el concejal de Hacienda Carlos Lomo reconoció que ha habido un remanente de tesorería negativo, en su opinión un remanente pequeño, y que la gestión está siendo dificultosa aunque valoró el trabajo del equipo de gobierno de manera positiva.