•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Juan Barroso, uno de los socios de la empresa Ocio y Recreo de Extremadura, que es la propietaria del solar del antiguo matadero, presentó ayer en el registro del ayuntamiento una propuesta de convenio urbanístico para desbloquear la ejecución del centro de ocio que desde hace 5 años se puede edificar en las 3 hectáreas de este estratégico solar. La principal novedad de esta propuesta es que se ofrecen más cesiones al ayuntamiento. Pero hay otra novedad que la sociedad promotora tiene ahora como baza para la defensa de su propuesta: el grupo comercial Leroy Merlín se ha interesado por montar una gran superficie en la parcela del matadero. Con este argumento, Barroso insistió ayer en que el ayuntamiento no puede frenar una iniciativa que generará empleo.

La parcela del matadero está junto al centro comercial Carrefour. El inconveniente para que los planes de la sociedad salgan adelante es que en la parcela no se admiten usos comerciales. Es un solar que en su día se habilitó para equipamientos generales de la ciudad (hoteles, centros de recreo, complejos deportivos…) y con esta calificación la vendió el ayuntamiento y la compró la sociedad ahora propietaria.

El nuevo plan de urbanismo, pendiente de su aprobación definitiva, permitirá los usos comerciales en este solar, aunque con un máximo de 1.900 metros cuadrados edificables. No obstante, la empresa quiere más. Hace casi un año ya pidió 13.000, que es la mitad de lo que se podrá edificar en todo el solar, y en la propuesta que se presentó en el registro se vuelve a solicitar lo mismo.

Según explicó Barroso, Leroy Merlín quiere 7.000 metros cuadrados edificables. Esto es inviable con la calificación urbanística que ahora tiene el solar y con la prevista en la nueva normativa urbanística. Cuando la sociedad propuso hace un año que se le permitiese una edificabilidad de 13.000 metros cuadrados para utilidades comerciales, no hubo una contestación afirmativa por parte del ayuntamiento.

Barroso explicó ayer que han mantenido varios contactos con los representantes de la oficina de expansión de Leroy Merlín y que la parcela del antiguo matadero "les interesa por su situación al lado de un núcleo comercial (Carrefour, Eroski, Mercadona, Lidl y Dia) y cercano a una salida a la autovía". Leroy Merlín es un grupo internacional que instala grandes superficies con productos de bricolaje y hogar.

Donde ya es segura la presencia de Leroy Merlín es en Badajoz. El proyecto se presentó el pasado mes de octubre y esta compañía va a ser la propulsora de un parque comercial en el polígono El Nevero de la capital pacense. La de Badajoz será su primera tienda en la región.

Barroso, que subrayó que con el centro de ocio se crearían 179 empleos, presentó ayer la propuesta de convenio urbanístico junto al arquitecto Isidro Navarro, que ha participado en el proyecto de centro de ocio y ordenación de la parcela del matadero.

Navarro explicó que una de las novedades de la nueva propuesta que se realiza al ayuntamiento es que se ofrecen cesiones por encima de lo que marca la legislación. El plan general de urbanismo en vigor autoriza en la parcela una edificabilidad de 18.000 metros cuadrados, mientras que en el nuevo plan general se permiten 26.200. El incremento en los aprovechamientos que se autorizan en el solar obligan a dos tipos de cesiones a la ciudad a través del consistorio.

La primera cesión es de espacios libres, sin construir, por la que el ayuntamiento tiene que recibir 1.100 metros cuadrados de superficie. La segunda compensación se materializa en metros cuadrados edificables y es por la participación a la que tiene derecho la comunidad en las plusvalías que generan los incrementos de aprovechamientos de un terreno. Navarro explicó que esta cesión sería de unos 750 metros cuadrados, que la propuesta de la sociedad es doblarla, dejándola en "1.500 metros cuadrados", y que todo se ceda para uso comercial y en un terreno aparte al del centro de ocio y otras dotaciones comerciales que se pudiesen edificar en el solar.

La parcela de Nuevo Cáceres que el consistorio vendió el pasado año por 680.000 euros al grupo cacereño Tambo tenía una edificabilidad parecida (1.600 metros cuadrados).

La última reunión entre los propietarios de la parcela del matadero y los representantes del ayuntamiento se celebró el pasado mes de julio, desde entonces no se ha hecho público ningún otro encuentro. Barroso indicó ayer que se quedó "para el mes de septiembre, pero esa reunión no se produjo".

Uno de los problemas que tiene la parcela del matadero es su acceso. Barroso recordó ayer que la entrada es por un vial paralelo a la fachada principal del hipermercado de Carrefour, que ahora está ocupado en parte por plazas de aparcamiento. El ayuntamiento acordó en 2007 la recuperación de ese vial, decisión que está suspendida tras un auto judicial a la espera de que se resuelva el proceso entablado ante los tribunales por Carrefour.


Galería de imágenes