•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Siete de los diez miembros que componen la directiva de la Federación de Asociaciones de Vecinos (Fave) de Badajoz presentaron el sábado su dimisión, entre ellos, el presidente, Ildefonso Ceballos, el secretario, Antonio Jesús Flores, y el tesorero, Guillermo Villasán. El motivo de esta decisión, según explicó ayer el presidente a través de un comunicado, es "reforzar" el colectivo propiciando un nuevo proceso electoral del que salga una directiva con un amplio respaldo de las asociaciones federadas "para que la federación cuente así con la fortaleza necesaria para llevar a cabo la representación que le tienen encomendada sus socios".

Los problemas no son nuevos. A las pocas horas de que Ceballos saliese elegido como presidente de la Fave el pasado 28 de abril, un grupo de asociaciones de vecinos anunciaron que impugnarían el proceso electoral por "irregularidades en el procedimiento". Entonces, Ceballos, aunque defendió que las elecciones se habían realizado de acuerdo con los estatutos, se comprometió a someterse a una moción de confianza. De las 31 asociaciones que formaban parte en ese momento de la federación vecinal, solo votaron 22. Diez de ellas dieron su respaldo a la candidatura de Ceballos, la única que se presentó, 11 votaron en blanco y una papeleta fue nula.

El escaso apoyo recibido por el ahora presidente en funciones ya hacía presagiar que no se aventuraban buenos tiempos para la federación vecinal. Y así ha sido. De hecho, varias asociaciones de vecinos consultadas por este diario no han ocultado su malestar por la "inactividad" que durante estos meses ha habido en la Fave. Los colectivos federados se quejan de que aún no se han repartido las subvenciones del 2007, que no se ha convocado a ninguna reunión a los vecinos desde que Ceballos ostenta la presidencia y que la sede de la federación vecinal ha permanecido "cerrada a cal y canto". Tal es el grado de descontento, que algunos presidentes confesaron que se estaban planteando abandonar la federación "si esto sigue así".

Esa falta de confianza en la Fave no es ajena para sus responsables. Fuentes de la directiva con las que ayer contactó este diario reconocieron que la falta de un consenso amplio en las pasadas elecciones había provocado que estos últimos meses no haya sido "un camino de rosas para nadie". Precisamente para devolver esa confianza a los colectivos federados y lograr que se sientan representados se ha determinado esta dimisión en bloque. La directiva estará en funciones hasta que se elija la nueva. Está prevista una reunión en febrero para nombrar un comité electoral para que "a principios de marzo" se convoquen elecciones.


Galería de imágenes