•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Funcionarios de la Jefatura Superior de Policía en Extremadura, en concreto de la Comisaría Provincial de Badajoz, han iniciado dos investigaciones por corrupción de menores, posesión y distribución de pornografía infantil que han culminado con un total de ocho registros domiciliarios en diferentes ciudades de España, lo que ha dado lugar a ocho imputados y a la intervención de "abundante" material pornográfico almacenado en diferentes soportes (discos duros, pen drives, CDs, DVDs, ordenadores portátiles).

  

En los dos casos, según informó la Delegación del Gobierno en Extremadura en nota de prensa, ha sido "fundamental" la colaboración ciudadana ya que ha sido gracias a dos denuncias interpuestas cómo se ha tenido conocimiento de los archivos a investigar.

Anuncios
Anuncios

   El grueso de la investigación ha sido desarrollada por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía de la Jefatura Superior de Extremadura, en concreto la Comisaría Provincial de Badajoz, si bien en la misma han colaborado otras plantillas policiales en la práctica de los diferentes registros y detenciones. Las actuaciones se han realizado en Valencia (3), Barcelona (1), Toledo (1), Orense (1) y Madrid (2).

   De todas las detenciones practicadas, la más destacada según la Delegación del Gobierno en Extremadura es la efectuada en Barcelona, ya que se le intervino tal cantidad de material pornográfico que el Juzgado de Instrucción de Barcelona que recibió al detenido acordó el ingreso en prisión preventiva del mismo, careciendo esta persona de cualquier tipo de antecedentes policiales.

   Los archivos investigados estaban comprimidos, y en sus interiores habría "numerosísimas" fotografías de pornografía infantil, así como archivos de vídeo con el mismo contenido. En esas fotografías se observan imágenes muy "duras" de agresiones sexuales realizadas a menores, incluso de "muy corta edad".

INTERCAMBIO DE ARCHIVOS

   Por parte de los investigadores se efectuaron gestiones sobre la difusión de las imágenes arriba mencionadas, que estaban distribuyéndose a través de redes de intercambio de archivos denominadas "Peer To Peer (P2P)", entre pedófilos de todo el mundo, siendo actualmente, "con toda probabilidad, el servicio de Internet más utilizado para intercambiar, distribuir y descargar archivos con pornografía infantil".

   Así, la Delegación apuntó que las redes de intercambio de archivos "Peer To Peer" permiten poner en contacto a usuarios ubicados en cualquier parte del mundo y compartir entre ellos "prácticamente cualquier tipo" de archivo, incluyendo vídeos, imágenes, música, programas o documentos.

   Básicamente en este tipo de redes de intercambio, añadió, los archivos compartidos por los usuarios son fraccionados en pequeñas porciones para facilitar su descarga, dándose la circunstancia de que una vez descargada cualquier fracción de un archivo, esta es automáticamente compartida y puesta a disposición del resto de usuarios de la red.

   Realizadas las gestiones oportunas, se pudo localizar un total de 75 usuarios que habían descargado los archivos investigados, algunos de los cuales pertenecían a direcciones IP de proveedores de servicios españoles. El resto era de distintos países del mundo entre los que se encuentran Alemania, Suecia, Brasil, Taiwán, Andorra, EEUU, Reino Unido, etc.

   En relación a estos proveedores de servicios extranjeros se ha informado a los países respectivos a través de la Oficina de Interpol en España, lo que permitirá reducir "de una manera importante" la difusión de estos archivos en los círculos de pedófilos, según explicó la Delegación del Gobierno en Extremadura.


Galería de imágenes