•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El puente sobre la Rivera de Gata de Moraleja está cerrado al tráfico rodado desde el día de ayer ya que se han iniciado los trabajos de reparación del puente por parte del Ministerio de Vivienda. El Ayuntamiento de Moraleja ha puntualizado que el puente permanecerá cerrado hasta que finalicen las obras y está previsto que sea a finales de febrero. Aunque los peatones tendrán acceso por el puente hacia el cementerio aconsejan desde el consistorio "prudencia y una utilización peatonal mínima para que las obras se hagan en el menor tiempo posible".

El consistorio recibió esta semana, el pasado miércoles, la comunicación de la Dirección General de Arquitectura y Política de Vivienda del Ministerio para iniciar de inmediato los trabajos de "Reparación y desperfectos en el Puente Antiguo y su entorno". De esta manera, el Ministerio acometerá hasta finales de febrero los trabajos de reposición del pavimento deteriorado en la zona del embarque del puente en el lado de la Plaza de la Picota y se estima que esta reposición alcanzará un número de piezas superior a 80 de pizarra negra. Otra de las medidas que se ejecutará es enriquecer y rejuntar el pavimento de la "cinta de guisado" a lo largo del puente, a ambos lados para corregir tanto la disgregación de finos detectada como la escasez de cemento de la mezcla.

El informe remitido por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos del Estado, Jesús María Vicente, incluye asimismo la reposición de las dos hileras de adoquines contiguas al pavimento y las tres piezas de piedra verticales del pretil que se encuentran fracturadas en los tajamares y las dos piezas de la albarilla del peto, asimismo deterioradas en el arranque del puente en el lado Picota. El proyecto reparará también el blandón detectado en la zona de la La Encomienda incluyendo la reposición total del pavimento afectado.

En su informe el Ministerio de Vivienda puntualiza que el puente que el ayuntamiento tiene previsto construir aguas abajo del existente se estima que no estará en servicio al tráfico hasta el último trimestre de este año. Este hecho determina la conveniencia de restringir el número de vehículos que a diario utilizan el puente actual. Por lo que recuerdan que la obra de este puente está diseñada para soportar el tráfico mínimo de vehículos por lo que recomiendan al consistorio que contrate la instalación de dos bolardos en ambos extremos del puente para gestionar la explotación del mismo de manera más acorde a sus condiciones de diseño.