•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El IBI vuelve a subir este año. El incremento en el tipo impositivo del impuesto será de un 5%. Es el único tributo municipal que en principio varía al alza en el ejercicio del 2009. Aunque el avance de los presupuestos del 2009 aún no ha pasado por la comisión municipal de Economía, desde el gobierno local no se ha adelantado durante los últimos días ninguna otra modificación en los tributos en un año sensible por la crisis económica. Esta subida del IBI, quinta consecutiva, procede de un acuerdo que la corporación municipal en pleno adoptó a finales del año 2004.

El tipo se aplica sobre el valor catastral que tiene el piso, trastero o garaje por el que se tributa. Ese tipo ha pasado en cinco años del 0,49 al 0,75% del citado valor. El incremento del 2009 será el último, según la actualización decidida en el 2004. La repercusión que esta subida tendrá en una vivienda con un valor catastral medio de unos 60.000 euros va a estar entre los 30 y 40 euros.

La primera intención del gobierno municipal cuando en la anterior legislatura decidió incrementar el impuesto fue igualar el tipo impositivo de Cáceres al que se estaba aplicando en Badajoz y Mérida. Al mismo tiempo también se pretendía actualizar un tipo que no se revisaba desde hacía cuatro años.

Cáceres aplicaba durante el año 2004 un tipo de un 0,49, mientras que en Mérida era del 0,78 y en Badajoz del 0,75. La primera idea fue que el tipo se actualizase en un solo año, pero el incremento era tan elevado, la subida era superior al 50%, que al final se decidió que el aumento fuese escalonado en cinco años hasta alcanzar un tipo impositivo del 0,75.

Esa decisión de subidas anuales en un periodo de un lustro es la que ha hecho que Cáceres haya figurado entre las ciudades en las que más se ha ido incrementando el tipo del IBI durante los últimos años. En el ránking tributario de las capitales de provincia, publicado por el Ayuntamiento de Madrid, Cáceres figura en el séptimo lugar entre las capitales provinciales por la variación realizada en el tipo impositivo durante el año 2008.

Pero la principal variable del tributo no es el tipo, sino el valor catastral que se da al inmueble. La última revisión que se hizo en el catastro de Cáceres data de los años 1993 y 1994. Con posterioridad esos valores catastrales se han ido actualizando con incrementos de un 2% anual. Los valores catastrales son una referencia con un importe que es bastante inferior al de los valores de mercado que tiene el inmueble.

Se puede dar el caso de que en municipios con tipos impositivos por debajo del que se aplica en Cáceres se esté pagando más al tener unos valores catastrales medios superiores. Cuando hace quince años se revisaron los valores catastrales de Cáceres, el ayuntamiento bajó el tipo impositivo para evitar un incremento excesivo del impuesto.

El IBI es el principal recurso económico corriente del ayuntamiento. En el periodo de abono voluntario del impuesto durante el ejercicio del 2008 se llegaron a ingresar 13,7 millones, quedando pendientes otros 2,7 para su cobro por la vía ejecutiva. Precisamente, Recaudación publicaba el lunes en el Boletín Oficial de la Provincia un listado con la notificación de apremio a 354 deudores del IBI, que es el paso previo al proceso de embargo.

En cuanto al número total de bienes por los que se tributa, en los dos últimos años se ha pasado de los 69.000 recibos del 2006 a los 75.000 del último ejercicio.

El IBI también fue el único tributo municipal que se incrementó durante el 2008, a pesar de que en las previsiones iniciales que se manejaron para elaborar el presupuesto del 2008 figuraba la posibilidad de incrementos de un 15% en la principal tasa que recauda el ayuntamiento (el recibo por el suministro de agua, alcantarillado y recogida de basura), una propuesta de revisión que no se llevó a la práctica. También se plantearon revisiones de otras tasas (cementerio, matadero e instalaciones deportivas) que no se aplicaron.

La última subida de la tasa del agua, basura y alcantarillado entró en vigor a mediados del 2005 y se aplicó tras el dictamen y ratificación en pleno de la revisión de precios del contrato de concesión con Canal de Isabel II para la gestión del servicio de abastecimiento y depuración de agua. Las ingresos de esta tasa superan los diez millones de euros/año.

La intención inicial del gobierno municipal para el ejercicio del 2008 también fue acometer una actualización de las ordenanzas fiscales municipales que no se ha llegado a concretar.


Galería de imágenes