•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Concejalía de Contratación en Cáceres, de la que depende el servicio de transporte público, puso ayer sobre la mesa cuatro medidas para recortar el coste del autobús urbano. El ahorro no será elevado, no llega al 5% del coste total de explotación del 2007 (con el IVA incluido), aunque si finalmente se aplica permitiría costear más de la mitad del servicio que hay que dar a dos nuevas barriadas: Casa Plata y el sector dos de Montesol. Dos de estas medidas afectan al servicio que se presta al campus universitario, ya que se propone quitar un turno de la línea de refuerzo, pasando la frecuencia de paso de los autobuses de 12 a 18 minutos, y eliminar tres del viernes por la tarde, dado que su uso se reduce considerablemente.

Una de las medidas no es nueva, ya que se ha venido adoptando en el último año. Se trata de la supresión del servicio al ferial de noviembre a marzo. La cuarta consiste en que el horario de frecuencia de paso de los autobuses se reduzca la mañana del sábado, pasando a ser la misma que la de la tarde de ese día, que ya está recortada. No obstante, esta medida no va a afectar a la totalidad de las líneas de autobuses.

El ahorro sería del algo más de 250.000 euros al año, que compensaría en parte el incremento del coste que conllevará dar servicio al sector dos de Montesol y a Casa Plata, para lo que se necesitaría un importe superior a los 400.000 euros. Las dos opciones que se barajan para llevar el servicio de autobuses a estos barrios son crear una línea nueva, que requeriría de un gasto anual de 485.000 euros, o proceder a la ampliación de la línea 7, pasando su actual cabecera de Nuevo Cáceres a Casa Plata, y la 8, que se ampliaría hasta el sector dos de Montesol. La solución de las dos líneas tendría un coste anual de 405.000 euros. El concejal de Contratación, Miguel López, explicó ayer que para cualquiera de estas dos opciones se necesitaría adquirir dos autobuses.

En el análisis que del servicio de autobuses urbanos se puso ayer sobre la mesa de la comisión municipal de Contratación también hay otra propuesta para modificar el recorrido de las líneas 3 y 6. La 3 no entraría ni en el residencial Universidad ni en el campus, su recorrido se ampliaría hasta el centro de mínima invasión y el parque del Cuartillo, y en un futuro también hasta el nuevo hospital. El ahorro con este reajuste sería de 112.000 euros.

Por contra, el trayecto de la línea 6 (microbús) se ampliaría. Además de su recorrido actual por el barrio de San Marquino, también accedería al residencia Universidad. De esta línea se suprimirían algunas paradas. El incremento en el coste ascendería a unos 90.000 euros anuales.

López explicó que la propuesta que ayer se presentó a la comisión de Contratación está "abierta" y recordó que las cantidades son "estimativas". Precisó que se trata de un análisis para "dar cobertura a dos nuevas barriadas" y añadió que cualquier modificación que se realice en un servicio como el del autobús es "complicada y conflictiva", por lo tanto "habrá que tener cuidado".

El autobús urbano es siempre un servicio deficitario, en el que la venta de billetes y la publicidad de los vehículos solo costean algo más de la mitad del servicio. Los ingresos se han incrementado en dos años en casi 400.000 euros, pasando de una recaudación de 3.150.000 euros del 2005 a los 3.515.000 del 2007, pero los gastos también han aumentado en igual proporción, y de un coste de 5.852.000 se pasa a otro de 6.612.000 euros. El precio del billete no se incrementa desde hace más de dos años y el contrato con la empresa concesionaria, Busursa, no se revisa desde los resultados del 2005.

El ayuntamiento atiende una parte del déficit económico con la subvención que recibe del Estado para el transporte. Sin embargo, en el ejercicio del 2007 no se recibió la aportación esperada, según los datos de la liquidación de ese año, en el que se presupuestaron ingresos de 468.000 euros, pero solo se reconocieron 54.000 y al final del ejercicio no se contabilizaba ninguna recaudación. Sin embargo, el resultado un año antes, según los datos de la liquidación del 2006, fueron distintos: se presupuestaba una recaudación de 411.000 euros y se ingresaron 884.000.