•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a siete estafadores serbocroatas en el momento en el que se disponían a cerrar una operación fraudulenta en la compra de un inmueble en la que intentaban estafar a un empresario de Don Benito.

El grupo desarticulado, al que se le imputa un robo con violencia y tres tentativas de estafa, estaba especializado en el timo rip deal. Este consiste en la compra de propiedades inmobiliarias de mucho valor y sin ninguna pega en el precio de la vivienda, pero con la condición del intercambio de divisa extranjera, alegando que se trata de dinero negro, por divisa nacional. En realidad este dinero es falso, informa El Periódico Extremadura.

Las investigaciones a este clan organizado se iniciaron en noviembre en Sevilla. Un ciudadano denunció ser víctima de un timo de estas características, en el que le sustrajeron 90.000 euros. A continuación, los agentes averiguaron que la banda había contactado con un empresario de Don Benito al que también pretendían engañar.

Anuncios
Anuncios

Fue entonces cuando esta víctima, en colaboración con la policía, se citó en el hotel madrileño en el que hoy ha tenido lugar el arresto. Los agentes establecieron el dispositivo policial que se ha resuelto con la detención de los siete miembros del grupo, de nacionalidad serbocroata y de edades comprendidas entre 26 y 48 años.

En los registros practicados en las habitaciones de los hoteles que ocupaban, los agentes han intervenido una serie de maletines que contenían un total 3,5 millones de euros de dinero falso en billetes de 500 euros. Además, se han incautado de cerca de 15.000 euros en efectivo y un vehículo de lujo.

El `modus operandi´

En el timo inmobiliario conocido como rip deal, los estafadores se hacen pasar por inversores extranjeros interesados en propiedades inmobiliarias de gran valor. Estos grupos localizan a sus víctimas a través de páginas web de compraventa de inmuebles entre particulares y se muestran interesados en propiedades con precios muy elevados. Tras ganarse la confianza de sus víctimas, no discuten el precio pero dicen tener dinero negro en metálico en divisas extranjeras –dólares, libras esterlinas o billetes de 500– del que necesitan desprenderse por posibles problemas fiscales en sus países.

Si la transacción continúa, antes de firmar el contrato de compra-venta del inmueble ponen la condición realizar un cambio de moneda en efectivo –normalmente entre 200.000 y 500.000 euros– del dinero negro que poseen en metálico. A cambio reciben billetes de pequeño o mediano valor por ese importe, del que descuentan una cantidad en concepto de comisión.

El intercambio de dinero se hace en persona, generalmente en la habitación de algún hotel de lujo, donde los delincuentes le entregan a la víctima un maletín con dinero falso y se marchan con el dinero legal de la víctima. En el caso de que el cliente se percate de la estafa e intente abortar la operación, los delincuentes le amenazan con algún arma le sustraen violentamente el maletín con el dinero de curso legal.


Galería de imágenes