•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ocho de la mañana. Dos coches chocan en el interior de uno de los túneles de Miravete, en la A-5, y un tercer vehículo se ve implicado. Empiezan a arder y las personas implicadas llaman al 112, que inmediatamente da aviso a los bomberos de Navalmoral, que tardan 15 minutos en llegar hasta el lugar del suceso.

Los bomberos, que no saben lo que se van a encontrar, llegan hasta los túneles y ven que sale una gran cantidad de humo de uno de ellos. Pero al intentar acceder al interior ven que no pueden hacerlo porque la gente ha dejado abandonados los coches por el medio dejando los vehículos cerrados con llave. Los bomberos deciden entonces acceder por las galerías auxiliares hasta el interior del túnel para sofocar el incendio.

Este es el primero de los dos simulacros de emergencia que se están desarrollando en los túneles de Miravete de la A-5, que está ocasionando un corte del tráfico en ambos sentidos desde las 7.30 horas de la mañana y hasta las 14.00.

Este simulacro, explica la Delegación del Gobierno en Extremadura, servirá de colofón a un curso de intervención en fuegos de túneles dirigido a los agentes relacionados con la seguridad y la atención a emergencias de los túneles de Miravete.

El corte del tráfico en ambos sentidos obliga a desviar la circulación entre el punto kilométrico 200 (Almaraz Sur) y el 227 (Jaraicejo) por la carretera convencional N-V y el puerto de Miravete.

No obstante, para el tráfico de largo recorrido el itinerario recomendado es, en sentido Mérida, desde el enlace 185 de la A-5, Navalmoral Oeste hacia Plasencia por la EX-A1 hasta conectar con la A-66 y dirigirse hacia Cáceres y Mérida donde conectar de nuevo con la A-5.

El itinerario recomendado hacia Madrid es el mismo recorrido en sentido inverso, es decir, Mérida-Cáceres-Plasencia-Navalmoral de la Mata.

La Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura ha organizado este simulacro para cumplir con la normativa europea y española que, entre otras previsiones, establecen que se organicen, al menos cada cuatro años, simulacros en las condiciones más realistas posibles y con la participación del personal responsable de la seguridad y el mantenimiento de los túneles y los servicios exteriores de emergencia