•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los padres extremeños serán notificados en "tiempo real" a través de mensajería de móvil o de correo electrónico cuando sus hijos comentan alguna falta contra la convivencia en las aulas de los centros públicos y concertados que operan en la región.

Esta notificación a los padres extremeños se realizará a través de la Plataforma Rayuela, una herramienta que por el momento comunicaba a los padres las faltas injustificadas de los alumnos a las clases, y que se empezará a utilizar "en poco tiempo" también al servicio de la convivencia escolar y contra la violencia en las aulas. Así, lo anuncia el director de Política Educativa de la Junta, Felipe Gómez Valhondo, en la Comisión de Educación.

Anuncios

Gómez Valhondo detalla que la medida busca la "implicación de las familias extremeñas" en una problemática que "trasciende el ámbito escolar" y que, por tanto, requiere de la respuesta conjunta de "toda la sociedad".

Anuncios

Esta acción se enmarca en las políticas que desde la Consejería de Educación se llevan a cabo en aras de lograr un "buen clima" en los centros escolares de la región y que se gestionan mediante el Observatorio para la Convivencia Escolar de Extremadura, creado por decreto en febrero de 2007.

Respecto al observatorio, el director de Política Educativa de la Junta asegura que los objetivos planteados en el momento de su creación se "han cumplido en cuestión de meses", convirtiendo a Extremadura en la comunidad autónoma con "mejores" instrumentos para combatir la violencia en las aulas. "Hay que ser categóricos al afirmar que no hay una comunidad autónoma en España que tenga mejores herramientas para la convivencia en los centros escolares que Extremadura", subraya.

De esta forma, Gómez Valhondo responde al diputado popular César Díez Solís, interesado en conocer los resultados "reales" de la puesta en marcha de este organismo y las medidas desarrolladas por la administración autonómica en la línea de cumplir los acuerdos adoptados en el momento de su creación.

Así, recuerda que el nacimiento de este observatorio es consecuencia del Plan Regional para la Convivencia Escolar de Extremadura y del Compromiso Social para la Convivencia, suscrito entre el Gobierno autonómico y los agentes sociales de la región.

La consejería ha llevado a cabo "todos y cada uno de los acuerdos adoptados tanto en el pleno de constitución del Observatorio como en la reunión de su comisión permanente, con la introducción de nuevos compromisos que den respuesta no solo al Plan Regional de Convivencia sino también al Compromiso Social para la Convivencia", recalca.

Asimismo, detalla que desde su creación se trabaja en actuaciones formativas dirigidas a potenciar la difusión del plan regional y el compromiso social entre los miembros de la comunidad educativa; así como en la creación de un documento base para el plan de convivencia en los centros, la elaboración de una Guía para la Prevención ante el Maltrato de Iguales, y en la redacción de los borradores del Protocolo de Actuación ante las Conductas Disruptivas.

Además, anuncia como "primicia" los primeros resultados de un "novedoso" programa de Inteligencia Emocional, que en el marco de las políticas de convivencia escolar, se ha llevado a cabo de modo experimental en cuatro centros extremeños, tres de secundaria y uno de primaria.

Este proyecto se desarrolló el curso pasado con los objetivos de "mejorar tanto el clima escolar como los resultados académicos". Con este programa, en su opinión, se ha conseguido incentivar al alumnado el "autocontrol, la motivación y la empatía".

Aunque aún la Junta no está en posesión de los "resultados definitivos" de la aplicación de este proyecto, Gómez Valhondo prevé que "a priori" se ha detectado "una mayor colaboración y complicidad de las familias con el centro, una mayor implicación de los profesores y un gran cambio de actitud en el alumnado participante".

Por otro lado, adelanta que por iniciativa de la propia comunidad educativa extremeña, varios centros de la región, el "triple" de los que "legalmente" le correspondían a Extremadura en base a la articulación de indicadores, han participado en un estudio del Observatorio Estatal de Convivencia, que una vez esté tabulado, permitirá tener una "perspectiva adecuada de lo que ocurre realmente" en las aulas extremeñas.

Por su parte, el diputado popular César Díez Solís reconoce la aplicación de "algunas medidas positivas" en materia de convivencia escolar, aunque señala que, a su juicio, alguna de las actuaciones que se han llevado a cabo con este fin "han sido inconexas y atropelladas".

Entre las medidas que califica de "especialmente buenas", Díez Solís se refiere a la decisión de la Consejería de Educación de personarse como acusación particular en los casos de las agresiones a los profesores, y la tipificación de dichas faltas "graves" como delitos de atentado.

No obstante, el diputado del PP critica a la administración porque, según dijo, "no cumple" con el número de convocatorias anuales de la comisión permanente del observatorio, que cada año debería reunirse dos veces.

A su juicio, las reuniones de esta comisión "sólo" se han convocado "precipitadamente", en casos de "emergencia y por oportunidad política" cuando han ocurrido acontecimientos puntuales, tales como las agresiones a los profesores sucedidas el curso pasado.

Finalmente, Díez Solís reclama un protocolo de actuación para que los profesores extremeños sepan cómo actuar ante casos de violencia de "baja intensidad", aquellas situaciones que "se viven a diario en las aulas y que no se conocen a través de los medios de comunicación".


Galería de imágenes