•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Noche de viernes, entrada de una discoteca, brutal paliza y muerte de un joven de 18 años. Aunque es un juez el encargado de determinar qué ocurrió el pasado fin de semana a las puertas de la sala madrileña El Balcón de Rosales, el fallecimiento de Alvaro Ussía ha abierto el debate sobre la labor de los porteros que controlan el acceso y la seguridad en los locales de ocio nocturno.

Tras este trágico suceso, la comunidad madrileña ha aprobado esta misma semana un decreto que establece los requisitos que deben cumplir quienes se dediquen a garantizar la seguridad en discotecas y pubs, uniéndose así a Andalucía y Cataluña, hasta ahora las únicas que habían legislado sobre esta cuestión. En Extremadura, los representantes de los hosteleros y los sindicatos se muestran a favor de la regulación de este ámbito, pero desde el Gobierno regional –a quien corresponde la competencia sobre este asunto y que precisamente trabaja en la actualidad en la modificación de la orden que regula los horarios de cierre de los establecimientos de ocio– no han manifestado esta semana, pese a los requerimientos de este diario, cuál es su postura al respecto.

Los hosteleros, en cambio, sí manifiestan su apoyo a que se regule la labor y requisitos que deben cumplir los porteros de discoteca. "Todo lo que está regulado contribuye a evitar problemas", considera el presidente de la Asociación Empresarial Cacereña de Hostelería y Turismo, César Martín, que recuerda que actualmente las personas que se ocupan de garantizar la seguridad en los locales de ocio no trabajan en una situación ilegal, sino "alegal", ya que, destaca, "la diferencia es significativa".

Anuncios
Anuncios

Para Martín, legislar sobre esta cuestión contribuiría a "aumentar el nivel de seguridad y transparencia de los establecimientos" y, en consecuencia, "mejorar el servicio que reciben los clientes, que es a lo que tendemos en todo el ámbito hostelero".

En similares términos se pronuncia el secretario de la Asociación Provincial de Empresarios de Espectáculos y Hostelería de Badajoz, Carlos Bernáldez, que además forma parte de la Asociación de Espectáculos y Actividades Recreativas de Extremadura. Este explica que las salas de fiestas están obligadas a contar con personal de seguridad por el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (promulgado a nivel estatal en 1982), pero este no especifica cuál debe ser la cualificación de los trabajadores que cumplan esa función.

Bernáldez considera que regular ese aspecto sería positivo, pero también señala que esa medida por sí sola no evitará que se produzcan incidentes en el futuro. "La labor del portero de discoteca es muy complicada, pero están para evitar problemas, no para provocarlos", resalta añadiendo que, por ello, es muy importante la autorregulación, o sea, que sea el propio empresario el que contrate a gente preparada para llevar a cabo esta función. "Pero si se fijan las nociones básicas que deben tener, los criterios de especialización, etcétera, mejor", sentencia.

También los sindicatos se muestran favorables a regular la situación de los responsables de la seguridad de las discotecas de la que muchas veces, denuncian, se hacen cargo trabajadores sin la preparación adecuada. Esto se solucionaría, en opinión del coordinador de Seguridad Privada de CCOO Extremadura, Antonio Pino, haciendo cumplir la ley de seguridad privada en todos sus términos e instalaciones. Para ello, Pino apoya que la administración autonómica fije los criterios que deben cumplir quienes se ocupan de la seguridad de los locales de ocio nocturno que, a su juicio, deberían ser vigilantes de seguridad.

Para Ana Isabel de los Santos, secretaria de Seguridad de UGT Extremadura, la figura de los porteros de discoteca debería regularse al igual que lo está la de los vigilantes de seguridad y, como estos, deberían contar con un título homologado por el Ministerio de Interior. "Si no cualquiera puede trabajar en esto, aunque no reúna las condiciones adecuadas, lo que luego provoca los problemas", indica a la vez que manifiesta su intención de "luchar para que Extremadura, como ya están haciendo otras comunidades, regule este ámbito".

Pero es a la Junta al que le corresponde tomar esta iniciativa y, pese a la consulta formulada por este diario a principios de semana a la Consejería de Administración Pública y Hacienda (competente en este asunto), sus responsables no han aclarado si tienen intención de abordar este asunto. De momento, en lo que sí está trabajando este departamento en coordinación con el de los Jóvenes y el Deporte, es en la nueva regulación de los horarios de los locales de ocio.


Galería de imágenes