•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El ecoparque de Cáceres completará la red regional de centros para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos. La obra se inició hace un año y esta planta podría entrar en servicio durante el primer semestre del 2009. La Junta prevé que pueda estar terminada a principios de año. El ecoparque favorecerá el reciclaje de los residuos. En cinco de los seis centros operativos en Extremadura se está recuperando el 14% de la basura que entra. Si ese porcentaje se traslada a los residuos que en un año se generan en Cáceres, el ecoparque posibilitará que cada cacereño pueda recuperar una media de 62,5 kilos de basura al año. El vertedero actual está agotado, "solamente aguanta hasta el verano, es lo máximo", precisaron ayer fuentes consultadas por este diario. Un retraso en la apertura del ecoparque crearía problemas.

La ejecución del ecoparque generó polémica durante la segunda mitad de la pasada legislatura. Primero entre el ayuntamiento y la Junta a causa de la disponibilidad de los terrenos y de los plazos para no quedarse sin la financiación europea de este obra. Y segundo por el rechazo de los dos primeros enclaves que se eligieron por la negativa de los vecinos de la entidad local menor de Valdesalor y de Aldea Moret.

Al final, el ayuntamiento consiguió 60 hectáreas en el kilómetro 12 de la carretera de Badajoz, en la finca Torre Juan de la Peña. Este terreno se permutó por parcelas propiedad del ayuntamiento en la zona residencial de Sierrilla tras un largo proceso administrativo que obligo a modificar el plan general de urbanismo, ya que la finca está en suelo de protección especial dehesa.

Ayer, más de un año y medio después de la polémica, la alcaldesa, Carmen Heras, y el consejero de Industria, José Luis Navarro, visitaron la obra del ecoparque, un gran complejo en mitad de una dehesa que tendrá dependencias para la recepción separada de residuos y para su tratamiento y reciclaje, además junto a las naves y maquinaria del ecoparque se están excavando grandes fosas para el depósito de las basuras que no se recuperarán.

Heras recordó que el terreno lo cedió el ayuntamiento, que el ecoparque tiene capacidad para el tratamiento de hasta 120.000 toneladas de basura al año y que Cáceres necesita un nuevo vertedero, debido a que el actual, en la misma carretera, aunque más cerca de Cáceres, "está agotado".

Un ejemplo de que la realización del ecoparque se ha prolongado al retrasarse el inicio de la obra es que el ayuntamiento no llegó a incorporar el servicio para el tratamiento de los residuos urbanos en vertedero en el contrato que tiene con Conyser. Cuando en el mes de junio del año 2006 se renovó con la empresa Conyser el contrato para la gestión de la recogida de residuos no entraba el vertedero, que se excluyó del contrato porque se iba a hacer el ecoparque, que requiere de un concurso separado para que una empresa se encargue de su gestión.

No obstante, Conyser incluyó como mejora el servicio de tratamiento de residuos en vertedero durante 2 años, plazo que acabó el pasado junio, lo que obligó al consistorio unos días antes a modificar el contrato para incluir el vertedero, con un coste anual de 450.000 euros, hasta la entrada en servicio del ecoparque, ya que en caso contrario la basura podría haberse quedado sin tratar.

Navarro informó de que la obra podría estar acabada "a principios del año que viene", que con el ecoparque de Cáceres se completa la red extremeña y que con estas instalaciones se sustituirá "al basurero tradicional". El consejero de Industria precisó que es la legislación nacional y europea la que obliga a la ejecución de los nuevos centros de tratamiento en los que prima la recuperación de los residuos, y destacó entre los servicios que se prestarán en la planta el de compostaje de materias orgánicas de residuos sólidos para convertirlos en fertilizantes.

Una novedad que resaltó el consejero fue que los residuos que no se puedan recuperar se embalarán en "unas pacas plastificadas" que luego se depositarán en las fosas o piscinas, que una vez llenas se sellarán.

El ecoparque no solo dará un servicio a Cáceres, sino también a otros municipios de su entorno. Atenderá a una población de 135.000 habitantes. Los ecoparques de la región dependen de la empresa pública Gespesa, que a su vez contrata su gestión, tras un concurso público, con empresas del sector. De los seis centros ya operativos, tres los está gestionando Urbaser (son los de Mérida, Navalmoral de la Mata y Villanueva), dos FCC –Fomento de Construcciones y Contratas– (Badajoz y Mirabel) y uno Cespa (el ecoparque de Talarrubias).

Estas tres empresas representan a varios de los principales grupos que operan en el sector (Urbaser pertenece a ACS y Cespa está dentro de Ferrovial).

La empresa pública Gespesa ofreció ayer datos de los residuos que se recuperan en cinco de los seis ecoparques operativos, en los que durante 2007 se trataron 299.938 toneladas de residuos (papel, materia orgánica, vidrio, aluminio, cartón…) de las que se recuperaron 15.293. De materia orgánica (157.715 toneladas) de los residuos tratados se recuperaron 26.797 después de su compostaje, un material reciclado para su uso como fertilizantes.