•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Llegó, vio, pero no habló. La ministra de la Vivienda, Beatriz Corredor, pudo conocer ayer los trabajos de restauración que se están llevando a cabo en la Catedral de Plasencia y que los ciudadanos podrán contemplar en el segundo semestre del 2009. La nota oficial apela al buen ritmo que siguen las obras para dar una fecha de finalización al completo proyecto de recuperación que están dirigiendo los arquitectos del Plan Director de la catedral, Sebastián Araujo y Jaime Nadal, que devolverá la policromía al templo. De hecho, el tratamiento de los dorados obligó a aumentar en 1,3 millones de euros el presupuesto inicial de 1,7 y ya se atisba el cambio de imagen. La riqueza decorativa que se había borrado con los siglos está siendo objeto de un meticuloso trabajo por la empresa adjudicataria, la UTE Trigemer-Rehabilitor.

La visión todavía es la de un templo tomado por los andamios, pero ya se vislumbran tesoros ocultos como los de los santos que adornan los pilares. Las obras comenzaron en el 2007 con la restauración de las cubiertas de la Catedral Antigua y de las fachadas interiores de la Catedral Nueva, pero la inversión se disparó para recuperar el pan de oro dada la riqueza artística que esconde la catedral. La que pudo disfrutar, aunque en obras pero guiada por los expertos, la ministra de la Vivienda de la que depende tan ambicioso proyecto financiado íntegramente por el Gobierno central con casi tres millones de euros. El otro gran proyecto pendiente en Plasencia y dependiente también del Ministerio de la Vivienda, un nuevo polígono del Sepes, sigue siendo un compromiso. Lo anunció la alcaldesa en el 2005 y en enero lo confirmó Rafael Pacheco, el director general, pero ayer la ministra no quiso hablar.