•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil de la Comandancia de León continúa con la investigación para tratar de esclarecer los hechos e identificar, localizar y detener a los participantes en el tiroteo que el pasado sábado le costó la vida a un joven de Moraleja, A. R. F., que se encontraba el sábado en la localidad leonesa de Villaobispo de las Regueras, en el término municipal de Villaquilambre.

Según informó ayer el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, la investigación sigue abierta en colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil de Extremadura.

Anuncios

 

Anuncios

Alejo destacó que la "respuesta eficaz y eficiente" de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en este caso han permitido determinar y delimitar el núcleo de las personas que han podido intervenir en estos hechos para desarrollar ahora todas las tareas propias de la investigación. El Delegado del Gobierno insistió en que "los delincuentes acabarán delante de los jueces con el buen trabajo que realizan la Policía y la Guardia Civil en Castilla y León, en este caso coordinada con la Policía y la Guardia Civil de Extremadura", informa El Periódico Extremadura.

 

El dispositivo especial para internar esclarecer los hechos se activó el sábado tras conocer los hechos que sucedieron alrededor de las 13.30 horas en la calle Menéndez Pelayo de esta población leonesa. Según los datos que se han dado a conocer desde fuentes próximas a la investigación se sigue la pista de los fugados fuera de la provincia de León y aunque hay varias líneas de trabajo abiertas se cree que el asesinato se ha debido a un ajuste de cuentas que podrían estar relacionados con drogas. El suceso conmocionó a los vecinos de las calles Menéndez Pelayo y Blasco Ibáñez ya que el tiroteo finalizó con múltiples impactos de bala en las paredes de los edificios y en desperfectos en los coches aparcados en la zona.

El joven fallecido fue despedido en la tarde de ayer en un multitudinario funeral que se celebró en la iglesia de Nuestra Señora de La Piedad de Moraleja en un sepelio que se celebró en ausencia de incidentes y que finalizó en el cementerio municipal donde descansan los restos mortales del chico.


Galería de imágenes