•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Moraleja dio ayer el primer paso para abandonar la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Gata con la aprobación de una moción de urgencia en la que se pusieron de relieve las discrepancias existentes entre el consistorio y el ente comarcal.

El anuncio se hizo en la sesión plenaria de ayer y fuera del orden del día. El concejal delegado de Hacienda, Carlos Lomo, justificó la urgencia en "el deterioro de las relaciones con los políticos de la Sierra de Gata" y dejó claro que las discrepancias no son ni con los vecinos ni con los municipios en los que habitan, sino con sus dirigentes.

Moraleja, con casi 8.100 habitantes, aporta cada año a la agrupación comarcal 250.000 euros aproximadamente. Lomo dejó claro que el municipio "aporta más de lo que recibe" y advirtió que la situación sólo puede solucionarse "drásticamente o bien de forma razonable".

La gota que colmó el vaso fue el pasado día 1 de septiembre, cuando la mancomunidad comunicó al ayuntamiento que se había procedido a la contratación de un psicólogo a pesar de que Moraleja había solicitado que se prorrogase el contrato al ya existente. La alcaldesa, Concepción González, dijo que "se nos ha medio engañado" porque el ente comarcal pidió que, hasta que fuese concedida la subvención para la contratación del servicio, se mantuviese el contrato del psicólogo con cargo a los fondos del ayuntamiento.

El equipo de gobierno, de mayoría popular, explicó que "la aportación de Moraleja no es proporcional con la representación que tiene y con la toma de decisiones" y añadió que los servicios de la mancomunidad "son caros y escasos".

La alcaldesa fue más lejos al afirmar que el ayuntamiento quiere saber "qué es lo que está pasando con los recursos de Moraleja y cómo se están gestionando en la mancomunidad". En este sentido dejó claro que la aprobación, por el momento, sólo da luz verde al inicio de estudios y la recopilación de datos para comprobar la eficacia de los servicios que se vienen prestando.

Pese a que las relaciones del anterior equipo de gobierno socialista de Moraleja nunca fueron buenas con sus colegas de Sierra de Gata, Lomo les acusó de haber realizado "una mala negociación bajo su mandato‡". Ahora, en opinión de los populares, se han mermado los servicios y es el momento de escuchar ofertas de otras agrupaciones municipales que ya han manifestado su interés por captar a Moraleja pese a no pertenecer a su comarca natural.

El edil de Ipex, Angel González Cava, socio de gobierno de los populares, decidió abstenerse en la votación por considerar que este paso puede perjudicar los intereses de los empresarios de Moraleja. Los seis ediles socialistas no pudieron votar porque abandonaron en bloque la sesión instantes antes tras la expulsión de su compañero Felipe Mayoral, por considerar que "el PP aprovecha los informes de alcaldía para echar mítines".