El presidente regional de Nuevas Generaciones (NN.GG.) en Extremadura, Juan Parejo, ha recriminado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se vaya de vacaciones mientras que muchas familias extremeñas y españolas "se tendrán que quedar en casa" por la crisis.

Así lo manifestó el presidente de NN.GG. en Extremadura durante la escenificación de "una playa virtual" en la Plaza de España de la capital pacense con la que, según indicó, pretenden poner de manifiesto que muchas familias españolas "se han tenido que quedar en casa" este verano a consecuencia de la crisis. De este modo, señaló que pretenden criticar que los españoles han pasado "de vivir en verano azul a un verano rojo; plagado de números rojos y menos desahogado que el de hace unos años".

En este sentido, NN.GG. acusó a José Luis Rodríguez Zapatero de "haberse ido de descanso después de no haber hecho sus deberes ni asumido sus responsabilidades como presidente del Gobierno".

Anuncios
Anuncios

Durante su intervención, Juan Parejo apuntó que hay "dos millones y medio de parados en España, y un total de 80.957 desempleados en Extremadura con una tasa de desempleados de un 13,86 por ciento".

Entre otros datos, indicó que la inflación alcanza "el 5,3 por ciento y que un 40 por ciento de personas en Extremadura vive por debajo del umbral de la pobreza" y añadió que la población, y en especial los jóvenes, cada vez se encuentran con "mayores dificultades para llegar a final de mes" puesto que las hipotecas y la cesta de la compra cada vez "son más caras e inasequibles".

Juan Parejo recriminó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que antes de irse de vacaciones "no haya puesto sobre la mesa una batería de soluciones para que los jóvenes y las familias podamos llegar a final de manera más desahogada".

En este sentido, el presidente regional de NN.GG. acusó al Gobierno de no adoptar medidas cuando desde el PP se le "estaba advirtiendo de las dificultades económicas que se avecinaban".

Entre otras acciones, Parejo defendió que los populares ya instaron al ejecutivo para que "no subiera la tarifa energética", y por otra parte presentaron una propuesta de poner en marcha una "rebaja impositiva" para las familias. Unas medidas, a las que según indicó, el Partido Socialista "votó en contra".