El perímetro de los juegos infantiles que hay instalados en los parques de la ciudad se vallará para impedir que entren los perros, según anunció ayer el concejal de Medio Ambiente, Antonio Avila, quien justificó que esta medida se adoptará para tranquilidad de los padres de los niños, así como señaló que esta actuación se acometerá a lo largo de lo que resta de la actual legislatura. Avila, que defendió la importancia de esta iniciativa para el equipo de gobierno, avanzó que se instalará posiblemente una valla de madera de poca altura y estará pintada de colores.

El concejal anunció además su interés en obligar a los dueños de los perros a que los lleven atados en los parques. Defendió que no pueden ir sueltos en lugares donde hay niños por el peligro que suponen, por el problema sanitario de sus deposiciones y porque también hay que proteger los jardines. A este respecto, anunció que tiene en proyecto adecuar un gran área canina en el Parque Infantil, bajando a la izquierda, antes de llegar al auditorio municipal. Tendrá una superficie de unos 60 metros cuadrados, y se destinará no solo a que los animales puedan defecar sino que funcionará como zona de esparcimiento, para que puedan correr sueltos.

Este anuncio coincide con la publicación, hace unas semanas, de un estudio de la Unión de Consumidores de Extremadura sobre la peligrosidad de los juegos infantiles, donde Badajoz no sale muy bien parada. Ayer, el concejal quiso aclarar que de este análisis también se desprende que un parque de Badajoz obtiene la mejor calificación, en concreto el de Castelar. "Estamos en la media, y si sumamos los que están muy bien con los que están regular, hemos aprobado, nos escapamos por los pelos". Avila se preguntó si este estudio se ha hecho también en municipios pequeños, donde hay artilugios de hierro. "El ayuntamiento de Badajoz procura atenderlo en la medida de sus posibilidades", señaló.

Anuncios
Anuncios

Ávila inauguró ayer el área canina que se ha habilitado en la plaza del Padre López, en Pardaleras, en la que el ayuntamiento ha invertido más de 16.000 euros. Esta instalación coincide con las obras de remodelación de la plaza, que aún no han concluido, pues queda la reposición de algunas plantas. Es el tercer pipí-can que se instala en Badajoz, después de los que ya existen en la plaza del colegio Luis de Morales y otro frente al cuartel de la Guardia Civil, este último con setos en lugar de madera. El concejal ya ha comprobado que desde que funciona el área canina en Padre López está siendo muy usado por los dueños de perros del entorno.

Medio Ambiente tiene prevista la instalación de otras áreas caninas en la ciudad. La primera en proyecto es la que se colocará al lado del colegio Lope de Vega, para que pueda dar servicio a todo el entorno de San Andrés. Anunció, al mismo tiempo, que habrá que instalar otros pipi-can en Cerro Gordo, en el nuevo parque del instituto Bioclimático, en San Roque y San Fernando. Cada área canina aparecerá marcada en el mapa de la ciudad que aparee en la web municipal. Estas áreas están delimitadas con una valla perimetral de madera tratada. El interior está relleno de arena y en medio hay un palo vertical para que los perros orinen. Los operarios de Medio Ambiente lo limpian cada día y periódicamente se cambiará la arena.