•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Escuela Oficial de Idiomas seguirá un año más con las estrecheces de espacio que le impiden admitir a todos los alumnos que desean aprender en el centro inglés, francés o portugués, y eso que el próximo curso estrenará tres aulas más. Aún así, las 16 clases con las que contará serán insuficientes para acoger a los 1.237 aspirantes a entrar en la escuela y la mitad, como mínimo, tendrán que intentarlo al año siguiente.

El traslado de la Unidad de Programas Educativos al edificio Múltiples permitirá al centro ocupar parte de estas instalaciones que se quedan vacías –otras se destinarán al Centro de Profesorado y Recursos–.

Sin embargo, el espacio que ganará la escuela seguirá siendo deficiente. "No es la solución definitiva para la escuela", asegura su directora, Isabel González-Navia. Así que "aliviará" algo esta carencia de las instalaciones y se podrá "aumentar ligeramente" el número de alumnos, pero "apenas será significativo", aclara su responsable, que lleva años peleando por una ampliación.

AL CIEN POR CIEN Las mejoras se notarán, sobre todo, en que desaparecerán las dos aulas más pequeñas, que no permitían más que 15 alumnos en ellas –ahora todas podrán llegar por lo menos a los 25–, y que se dispondrá de biblioteca. Otras mejoras deseadas, como el aumento del número de aulas o incluso de otros idiomas emergentes que se podrían impartir, como el chino por ejemplo, deben esperar.

De momento, la escuela no puede crecer. Ni el edificio, en el número 6 de la calle Gómez Becerra, ni la plantilla actual permiten atender la alta demanda de estudiantes, que además va en aumento.

En la preinscripción para el curso 2007-2008, había 1.196 aspirantes y este año ha subido 41 más. El 50% o más se queda habitualmente fuera. Este dato, además, no ha variado como se esperaba al impedirse el acceso a estudiantes de 14 años con inglés en primer idioma en su educación obligatoria.

Los 28 profesores tienen su horario completo al cien por cien por lo que, aunque hubiera sitio, no habría docentes suficientes. A esas dificultades se une el hecho de que la enseñanza oficial de las lenguas extranjeras ha aumentado el número de cursos, de cinco a seis, por una reorganización de los niveles, lo que ha aumentado la carga lectiva de los profesores. "Estamos en nuestra máxima capacidad", corrobora la directora.

Este año, entre otras novedades, se completará la implantación de los tres nuevos niveles (básico, intermedio y avanzado, y dos cursos por cada uno) con la incorporación del avanzado. También se implantará el nivel superior en los cursos monográficos cuatrimestrales.

El curso pasado aprendieron alguno de los cinco idiomas que imparte el centro (también italiano y alemán, para los que no se necesita preinscripción) 2.364 estudiantes. De ellos, 1.863 asistieron a clases presenciales, otros 264 lo hicieron a distancia, acogidos al programa That´s english , y 237 por libre.

El inglés sigue siendo la estrella con el 50% de la oferta y la demanda de la escuela. Para este idioma hay 792 preinscritos. Después está el francés, con 244. El portugués mantiene las expectativas con 193 aspirantes.