De un disparo certero en la zona de La Cava, el escopetero Eusebio Santano dio muerte a las 21.47 horas a Bigotillo, un toro de 537 kilogramos de peso  que aportó a la fiesta de San Juan la emblemática peña de la Junta de Defensa.

Bigotillo, astado de pelaje negro, astifino, cornialto y algo carifosco, se emplazó en la zona de La Cava y, a pesar de los intentos de los aficionados y del taurino Pascual Gómez, el toro no se movió de esta zona del recinto amuralladado de Coria. El astado, de la ganadería de Manuel Villau (Sevilla) se caracterizó por las embestidas cortas de no más de cuatro metros, fue lento de reflejos en la calle, pero con reacciones impredecibles y arrancadas bruscas que pusieron en jaque a los aficionados en más de una ocasión.

Pasó buena parte de la tarde en la Rúa de Los Paños y plantó cara a los corredores en su escaso recorrido por las calles. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales en una tarde de altas temperaturas en la que cientos de aficionados se dieron cita en Coria.

Anuncios
Anuncios

Pasados unos segundos de las ocho de la tarde salía a la Plaza de España preparado para la tradicional lidia. Un joven que tiró del rabo al animal dandóle vueltas, provocó el maeltar del público que no dudo en abuchearle. Fue después de las ocho y media de la tarde cuando Bigotillo salió del albero por las Cuatro Calles buscando huecos abiertos y un espacio fresco donde emplazarse.

Fue una tarde emocionante para el escopetero Eusebio Santano, a quien la peña Junta de Defensa entregó un galardón honorífico por su labor desinteresada en las fiestas de San Juan. Se trata del premio Ricardo González que este año ha alcanzado su tercera edición. A pesar de que Santano llevaba tiempo sin ejercer su función en Coria, y, quizá como señal de agradecimiento a los socios de la Junta de Defensa, se encargó de dar muerte a un toro que impusó respeto con su monumental cornamenta.

El abanderado de la peña, Juan Luis García Valiente, aseguró no sentirse satisfecho con el toro elegido para la tarde festiva, a pesar de que se decantó por un toro bien presentado para Coria.