•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El alcalde de Trujillo, José Antonio Redondo, ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal Único de Cáceres a la privación del permiso de conducir durante 18 meses y a una multa de 3.225 euros por conducir bajo los efectos del alcohol y por una falta de desobediencia a la autoridad.

 Redondo ha sido considerado autor de un delito contra la seguridad del tráfico por lo que ha sido condenado además a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad. El alcalde, sin embargo, ha sido absuelto del delito de desobediencia a los agentes de la Guardia Civil que le imputaba el Ministerio Fiscal. De este modo, la sentencia le considera autor de una falta, en lugar de delito, por este mismo motivo, y le condena a la pena de 35 días, con una cuota de quince euros diarios. Redondo también ha sido condenado al pago de las costas procesales en el fallo, ante el que cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Cáceres.

El alcalde de Trujillo, que también es diputado del PSOE en la Diputación Provincial de Cáceres, fue sorprendido el pasado 16 de abril cuando circulaba en un vehículo propiedad del Ayuntamiento por la carretera EX-208, dentro del casco urbano, "después de haber ingerido alcohol en cantidad suficiente para incapacitarle física y psíquicamente para conducir", según considera probado la sentencia.

Anuncios
Anuncios

El fallo señala que Redondo iba hablando por el teléfono móvil y circulando a una velocidad "anormalmente lenta", haciendo "excesiva parada infundada en una señal de stop". Al ser requerido por los agentes que pretendían denunciarlo por hablar por el móvil no se detuvo hasta llegar a su domicilio. También considera probado que cuando le practicaron la prueba de alcoholemia arrojó un resultado de 0,79 y 0,64 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en primera y segunda prueba respectivamente.

El primer edil de Trujillo fue juzgado el pasado 5 de mayo por supuestos delitos de desobediencia a la autoridad y contra la seguridad del tráfico, al conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas. En la vista, la Fiscalía aumentó las penas iniciales y pidió una multa de 20 euros diarios durante seis meses, la retirada del permiso de conducir durante un periodo de dos años y un día, y la realización de trabajos en beneficio de la comunidad durante 60 días, o seis meses de prisión si decidiera no cumplir esta última medida. La Fiscalía también solicitó seis meses de inhabilitación para ocupar cargo público por el delito de desobediencia a la autoridad.

Redondo eludió ayer pronunciarse sobre la sentencia judicial con el argumento de que es su "vida privada". A preguntas de Radio Interior, el primer edil tampoco concretó si recurrirá el fallo judicial ante la Audiencia Provincial de Cáceres, aunque sí consideró que la sentencia "ha quitado muchísimas cosas", en relación con las peticiones formuladas por el fiscal en la vista. Una de las primeras medidas adoptadas por el edil ha sido la contratación de un chófer, incluso antes de conocer el fallo.

El Partido Popular (PP) tampoco quiso pronunciarse ayer sobre la sentencia condenatoria contra el alcalde de Trujillo y remitió a una conferencia de prensa prevista para el próximo lunes. Está previsto que el portavoz del PP, Alberto Casero, pida la dimisión de Redondo en su comparecencia ante los medios, ya que la semana pasada advirtió que, independientemente del fallo judicial, a su formación política le bastarán los hechos probados de la sentencia para solicitar que abandone el cargo de alcalde que desempeña desde el año 1996.

 


Galería de imágenes