•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una vecina de Aldea Moret, que llevaba muerta más de un mes, fue hallada este fin de semana por la policía en su casa. El cuerpo de María Dolores Valiente, de 59 años y nacida en Coria, no presentaba signos de violencia y el fallecimiento se debió a causas naturales, según confirmaron ayer fuentes policiales. Cuando los agentes entraron en el piso, situado en la planta baja del bloque número 7 de la calle Germán Sellers de Paz, en las viviendas sociales de la Esperanza, encontraron el cadáver tendido en el suelo del cuarto de baño, con la puerta cerrada, y en un avanzado estado de descomposición. La policía calculó ayer que la mujer falleció hace más de un mes y descartó cualquier hipótesis que pueda relacionar este caso con una muerta violenta.

La voz de alarma la dio uno de los tres hijos de esta vecina, que el sábado por la tarde acudió a la comisaría a denunciar la desaparición de su madre. Este hombre, de 34 años, reside en Ciudad Real y, según recoge el informe policial, explicó a los agentes que llevaba un mes y medio sin tener noticias de ella ya que no respondía a sus llamadas.

Alertado por la situación, decidió desplazarse el sábado a Cáceres y tras comprobar que nadie le abría la puerta de la vivienda ya que tampoco tenía las llaves, recorrió los hospitales de la capital cacereña con el objetivo de localizar a la fallecida. La infructuosa búsqueda motivó que pusiera los hechos en conocimiento de la policía, que acudió por la noche a la casa con un cerrajero para comprobar si la mujer estaba dentro de ella.

María Dolores Valiente tenía otros dos hijos, de 39 y 21 años, que residen en Plasencia y Málaga, respectivamente. La policía desconocía ayer cualquier dato relacionado con la identidad de su marido, aunque vecinos de la barriada aseguraron que no vivía con ella desde hacía tiempo y que se habían instalaron juntos en Aldea Moret hace años.

La autopsia le fue realizada en el Anatómico Forense en la mañana de ayer. De su resultado nada se atrevieron a adelantar los médicos forenses, pues según indicaron a EL PERIODICO fuentes de la investigación, ésta sigue abierta y habrán de esperar a disponer de los resultados de las diferentes pruebas practicadas y analíticas. Sí confirmaron, no obstante, que la mujer había muerto hacía tiempo, aunque el tiempo exacto no se podrá saber hasta que no se terminen todas las pruebas e investigaciones, "hasta entonces no se podrá establecer con exactitud la fecha en que falleció". De la investigación de la causa se ha hecho cargo el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cáceres, que era el que se encontraba de guardia este fin de semana. Este diario intentó recabar ayer en él información sobre este caso, pero fue imposible.

Vecinos del bloque donde vivía la mujer consultados ayer por este diario afirmaron que no habían advertido nada extraño en la vivienda de la fallecida. Todos los testimonios coinciden en señalar que no tenía mucho contacto con el resto de vecindario, sobre todo teniendo en cuenta que todos los domicilios de la planta baja donde residía, excepto uno en el que ayer no contestaba nadie, tienen las puertas tapiadas como medida para evitar que sean ocupados ilegalmente.

Se da además la circunstancia de que la puerta cortafuegos por la que se accede al rellano de la vivienda de María Dolores Valiente se encontraba ayer bloqueada. Las zonas comunes de este inmueble de Germán Sellers de Paz presentan un importante estado de abandono, con los buzones destrozados y sin ningún tipo de limpieza.