•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Brigada Antidroga de la Policía Nacional ha desmantelado un nuevo punto negro de venta de estupefacientes en la operación Mito , que ha permitido el decomiso de algo más de medio kilo de cocaína y la detención de cuatro personas, dos de ellas han ingresado en prisión preventiva por orden del titular del Juzgado número 5 que instruye las diligencias bajo secreto de sumario, según informaron ayer fuentes judiciales y la Comisaría. La investigación sigue aún abierta.

Los detenidos son dos hombres, J. M. J. D., de 49 años, y J. B. M., de 36 años, y sus dos compañeras sentimentales, C. W. E., de 40 años, y M. A. D. M., de 42 años. Las dos mujeres han quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Según la investigación policial, los dos individuos vendían la droga en sus domicilios, en el entorno de la plaza de Antonio Canales, Alfonso IX y La Mejostilla, y en bares de las zonas de ocio de la ciudad. J. M. J. D., el supuesto cabecilla del grupo, regenta también un presunto club de alterne en las inmediaciones de la plaza Mayor.

MEZCLADA CON DOLORAC Con la cocaína intervenida, valorada en unos 31.000 euros, los traficantes habrían podido obtener alrededor de 25.000 dosis y con su venta en el mercado ilícito unos 373.000 euros de beneficio, según un comunicado que difundió anoche la comisaría.

Los traficantes mezclaban la sustancia para aumentar su cantidad con Dolorac, un medicamento analgésico en polvo que se prescribe para la gota entre otras dolencias, del que los agentes han encontrado una decena de sobres en los registros domiciliarios practicados.

Aunque la investigación se inició el pasado mes de enero, las detenciones se practicaron el lunes tras confirmar la policía que los dos individuos pretendían introducir en la ciudad una importante cantidad de cocaína. La droga fue interceptada en el vehículo de uno de los arrestados cuando la transportaba.

HACHIS, COCHES Y BALANZAS Además de la coca, se les ha incautado en tres registros domiciliarios practicados con orden judicial unas 600 dosis de hachís (200 gramos), valoradas en algo más de 900 euros, y diversos útiles para la preparación de la droga para su venta a terceros, como tres balanzas de precisión, material para la confección de papelinas, el medicamento, un ordenador portátil y 660 euros en metálico. También se ha intervenido dos coches de gran cilindrada.

Esta es la segunda operación de calado que lleva a cabo la Brigada Antidroga de la Policía Nacional en lo que va de año. La anterior, realizada en colaboración con la policía local, permitió la detención de otro presunto traficante de cocaína que vendía esta sustancia en la zona del Rodeo y a dos de sus proveedores en Plasencia.