•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un camionero de 46 años de edad perdió la vida en la madrugada de ayer tras precipitarse el vehículo que conducía por el viaducto sobre el Río Almonte en la Autovía del Suroeste (A-5) y caer al vacío desde una altura de más de 40 metros.

El suceso tuvo lugar minutos antes de las 7.30 de la mañana en el punto kilométrico 231, cuando el camión circulaba en dirección a Madrid y se salió de la vía por el margen derecho a la altura del segundo vano del viaducto. Tras romper el pretil de hormigón que sirve de barrera de protección, el vehículo fue volando literalmente hasta impactar de forma brusca contra el suelo.

El camión, que quedó destrozado en el cauce del Río Almonte, se desplazó por el aire más de 100 metros. El hombre, cuya identidad se correspondía con las iniciales J.H.B., era conductor de la empresa de transportes A. Jiménez, de Talavera de la Reina (Toledo) y había salido hacia las 2.00 de la madrugada de esta ciudad para realizar un servicio a Mérida. Tras descargar la mercancía en la capital autonómica emprendió su viaje de regreso, que nunca llegó a completar. El de ayer era, precisamente, el último servicio que la víctima realizaba a Mérida, pues a partir de hoy, la empresa para la que trabajaba le había asignado nuevo itinerario. El propietario del camión, que se desplazó al lugar de los hechos, calificó a su empleado como una excelente persona que llevaba toda la vida trabajando con él.

Los equipos de atestados de la Guardia Civil de Tráfico desplazados al lugar del accidente estudiaban ayer las circunstancias en las que se produjo el siniestro, aunque todo parece indicar que el camionero pudo quedarse dormido. La víctima conocía perfectamente la carretera y llevaba mucho tiempo realizando la misma ruta, siempre por la noche; eso descarta inicialmente la hipótesis de que se hubiese distraído, pues sabía que el viaducto sobre el Almonte es el trozo más peligroso y en el que había que extremar precauciones. Por otra parte, en el asfalto no quedaron registrados restos de frenada, lo que indica que la salida de la vía fue limpia. Los expertos tampoco hallaron indicios de que en el accidente se hubiese visto implicado otro vehículo. Para estudiar con más detenimiento todo cuanto rodeó al siniestro, los agentes se incautaron del tacógrafo digital del camión, que será analizado.

El 112 recibió la llamada alertando del suceso a las 7.36 de la madrugada, minutos después de haberse producido. Los equipos sanitarios desplazados por el Servicio Extremeño de Salud (SES) desde Aldeacentenera sólo pudieron confirmar la muerte del hombre tras llegar al lugar. El vehículo quedó literalmente destrozado tras el impacto contra el suelo, con la cabina boca abajo y la plataforma desguazada.

En el lugar quedó un fuerte olor a gasóleo y a espuma del extintor, que quedó reventado. Hasta primera hora de la tarde, los servicios de mantenimiento de carreteras de la A-5 mantuvieron cortado uno de los carriles de la autovía para proceder a la reposición del petril dañado tras el impacto.