•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cinco de los seis ocupantes de una furgoneta murieron ayer en un accidente sucedido en un punto negro de la carretera N-340 (el 1.061), a la altura del municipio de Alcanar (Montsià, Tarragona), hacia las 16.42 horas de ayer. El vehículo, alquilado y en el que viajaban de vacaciones tres matrimonios de Badajoz –dos policías nacional jubilados, otro en segunda actividad con sus mujeres–, entró en el carril contrario en un momento de la marcha y colisionó frontalmente con un camión de refrescos.

Cuatro de los ocupantes fallecieron en el lugar. Los otros dos, el conductor y una mujer, fueron evacuados en estado crítico en helicóptero a los hospitales Verge de la Cinta de Tortosa y Joan XXIII de Tarragona, respectivamente. El hombre falleció horas después, la mujer (herida muy grave) continuaba ingresada en el Verge de la Cinta de Tortosa a última hora de la noche de ayer. El conductor del camión resulto ileso, informa El Periódico Extremadura.

Según informaron los Mossos d´Esquadra, las cuatro personas que fallecieron en el acto son Francisca R. B. de 60 años, Manuel N. M., de 61, Narciso M. R., de 63, y Margarita H. L., de 65 años. El conductor de la furgoneta era Mariano R. G., de 61 años. La sexta ocupante de la furgoneta es Josefina N. L., de 59 años.

 Los Mossos d´Esquadra de Tarragona de la división de tráfico iniciaron las investigaciones para tratar de determinar las causas del accidente. La ausencia de huellas de frenada en la calzada ayudaban a avanzar una primera hipótesis: que el conductor de la furgoneta siniestrada pudo dormirse e invadir la calzada contraria sin percatarse.

Las víctimas habían alquilado la furgoneta en Vinaroz (Castellón) y se dirigían a Tarragona para proseguir sus vacaciones. El camión circulaba en dirección a Valencia. Una vez se confirmó la profesión de las víctimas, los Mossos comunicaron las defunciones a los responsables del Cuerpo Nacional de Policía en Cataluña, que se hicieron cargo de todos los trámites oficiales y comunicaciones a los familiares.

Los fallecidos, según informó al cierre de esta edición la Delegación del Gobierno en Extremadura, residían en Badajoz. Los dos policías jubilados y el que estaba en segunda actividad habían desarrollado su labor en la Jefatura Superior de Badajoz, donde uno de ellos tiene un hijo que también es agente de la policía y que junto a otros familiares ya ha iniciado viaje hasta tierras catalanas, según informó anoche la Agencia Efe.

En el accidente, que obligó a cortar la carretera N-340 en los dos sentidos, intervinieron cinco dotaciones de los Mossos d´Esquadra, la Policía Local de Alcanar, cuatro vehículos y un helicóptero medicalizado de Bomberos de la Generalitat, así como agentes de la Guardia Civil de Tráfico y servicios de emergencia.


Galería de imágenes