•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente, José Luis Navarro, revela en la Asamblea de Extremadura que hasta el 2012 se invertirán en Extremadura 2.500 millones de euros en energía renovable con la esperanza de que, para esa fecha, el 20% de la demanda energética regional se satisfaga con ella.

Según informa El Periódico Extremadura, Navarro indica que, con esta inversión, los ayuntamientos recibirán ingresos de más de 100 millones de euros por las licencias y canon por calificaciones urbanísticas.

Asimismo, el consejero remarca que "queremos ser ambiciosos en nuestros objetivos de energías renovables" y agrega que para 2020 se prevé que el 40 por ciento de la demanda energética extremeña sea satisfecha por las renovables, pero que el objetivo más inmediato, 2012, es alcanzar ese año el 20 por ciento.

Por tipos de energías renovables, la Junta ya ha recibido 50 solicitudes para la termosolar, lo que supone una inversión de más de 10.000 millones de euros y una potencia de 2.500 megavatios, aunque, puntualiza, que "sólo una pequeña parte de esos proyectos se convertirá en una realidad".

En cuanto a la eólica, observa que estos proyectos están ligados a la generación de mano de obra y que hay 98 solicitudes, con una potencia total de 2.850 megavatios, aunque también en este caso se limitará la puesta en marcha de estos parques. Sobre la biomasa, explica que es la menos desarrollada y con menos perspectivas, aunque ya se han iniciado expedientes para 15 plantas, con 157 megavatios, mientras que en la fotovoltaica hay 724 solicitudes, con 1.434 megavatios, y ya hay 25 plantas.

En cuanto al objetivo para 2012, aclara que es "un estímulo para trabajar más", una labor a la que ha invitado a colaborar a toda la sociedad extremeña.

Por otro lado, sobre la emisión de gases de "efecto invernadero", determina que la UE permite incrementar las emisiones a los países menos industrializados y que lo mismo debe hacerse en el conjunto de las regiones españolas, es decir, que las menos desarrolladas deberían poder hacer lo mismo, aunque siempre con el estricto respeto a la normativa medioambiental. Para esto, reclama la solidaridad entre las comunidades autónomas para favorecer a las que hasta ahora menos han crecido.

Por su parte, el diputado del PP Anselmo Díaz Cabello insiste que se trata de un asunto "importante" y que su partido defiende la potenciación de estas energías como uno de los fundamentos de la economía regional y de la conservación del medio ambiente, aunque subraya que hay "un franco retraso en relación con el resto del país". Achaca esto a la falta de voluntad y la inactividad de la Junta de Extremadura, ya que, por ejemplo, no existe "un plan energético extremeño", y agrega que la única energía renovable realmente operativa en la región es la hidroeléctrica, muy dependiente de las lluvias, y que la producción energética en general se centra en la Central Nuclear de Almaraz (CNA).

También apostilla que la demanda de emitir más gases de efecto invernadero mediante la apertura de plantas como una refinería y otras térmicas es "brutal" y que la Junta únicamente afirma que potencia las renovables como "señuelo electoral" y como alternativa esporádica, ya que la esgrime cuando le interesa, a la CNA.


Galería de imágenes