•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A primera hora, matemáticas, pero en el primer minuto, un poema. Así comienzan las clases todas las mañanas los alumnos del Instituto de Educación Secundaria de San Serván. El objetivo, según su director, Abel Hernández, es "fomentar su interés por la poesía y la lectura". Estos estudiantes se convierten así en una excepción al Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros, presentado ayer por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), según el cual más de la mitad de los extremeños no leen casi nunca o jamás.

La región se mantiene por tanto a la cola en índice de lectores de España (posición que ocupa desde el 2002, primer año en que se recogieron datos por comunidades) y retrocede medio punto –hasta el 49,5%–, frente a la media nacional, que sube en un punto y medio respecto al 55,4% del año pasado. De este modo, serían poco más de 460.000 extremeños (menos de la mitad de la población con más de 14 años que reside en la región) los que se declaran lectores habituales, mientras que casi unos 10.000 más dicen no mostrar interés por los libros. En el extremo opuesto se sitúa Madrid, donde el porcentaje de lectores frecuentes roza el 66%, y Extremadura también se queda lejos de la media nacional, a pesar de que está 10 puntos por debajo del índice de la capital.

Esto significa que más de la mitad de los extremeños (50,5%) se incluyen en la categoría de "no lectores" –que no leen casi nunca o jamás–, de forma que Extremadura se convierte en la comunidad con más personas que no leen y la única en que esta categoría está por encima del 50% de la población total de más de 14 años. La región supera en más de siete puntos la media nacional de "no lectores" (43,1%) y en casi dos a la siguiente en el ránking, Galicia, con un 48,8% de habitantes incluidos en esta categoría.

De nuevo Madrid representa la situación contraria, ya que solo el 34,3% de su población mayor de 14 años no lee casi nunca o jamás, mientras que más de la mitad de los madrileños (el 50,8%) se consideran lectores frecuentes. En cambio, solo el 32,8% de los extremeños en ese tramo de edad leen habitualmente, mientras que el 16,7% restante se incluye en la categoría de lectores ocasionales (algunas veces al mes o al trimestre), esta vez en una situación más cercana a la media nacional (15,9%).

En cuanto al perfil del lector español, el estudio indica hay más mujeres que hombres que leen frecuentemente, predominan los menores de 44 años y las personas con estudios secundarios y que residen en municipios de más de un millón de habitantes. Por otro lado, el informe también recoge cuáles fueron los libros más leídos, una clasificación que lidera La catedral del mar , de Ildefonso Falcones; seguido de Los pilares de la Tierra , de Ken Follet, mientras que El código da Vinci , de Dan Brown, encaramado al primer puesto desde hace tres años, desciende al tercer lugar.


Galería de imágenes