•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una vez más la madrugada y la juventud abrazaron la tragedia. Seis jóvenes, de entre 17 y 24 años de edad, que viajaban a bordo de un Seat León, chocaron contra dos árboles de la Avenida de Antonio Concha, en Navalmoral de la Mata, y tiñeron de rojo una noche destinada a la diversión.

El suceso ocurrió a las 5.00 de la madrugada de ayer y las primeras hipótesis dejan claro que el fuerte impacto fue debido a un exceso de velocidad. En el coche viajaba un ocupante más de lo permitido de modo que tres pasajeros iban en la parte delantera y otros tantos en los asientos traseros. Todos, salvo una menor de 17 años y natural de Navalmoral que viajaba sobre las piernas del copiloto, son de Trujillo. El coche cogió a una fuerte velocidad la rotonda de la ITV, pues el coche se detuvo con la cuarta velocidad metida. El conductor, A.S.R., que no es el propietario del coche, fue rescatado por los bomberos entre los hierros y se encontraba ayer entubado en estado grave en el Hospital Campo Arañuelo de Navalmoral.

A su lado viajaba J.M.J.T., de 22 años de edad, que a consecuencia del impacto sufrió lesiones graves en ambas piernas y una rotura de cadera. La gravedad de su estado impidió ayer su traslado a un centro hospitalario de Cáceres, hecho que puede producirse hoy. Sobre sus rodillas iba la menor de 17 años natural de Navalmoral, P.P.V., que también resultó con fractura de ambas piernas.

En la parte trasera iban otros dos chicos y una chica: P.C.C., una trujillana de 19 años que, junto a M.A.C.A., de 20, fue dada de alta. El otro ocupante, que también se encuentra en estado grave, es el propietario del vehículo, J.A.F.B., de 24 años, que presenta lesiones en la cara y nariz y pérdida de piezas dentales. Fue trasladado el Hospital Infanta Cristina de Badajoz.

La escena que encontraron los efectivos desplazados al lugar fue escalofriante, pues el motor del coche se había desplazado hacia el interior del habitáculo. El relato de un testigo indica que una de las chicas tenía las extremidades inferiores totalmente arqueadas. En el interior del coche se encontraron varias botellas de alcohol y abundantes restos de sangre. Al conductor se le practicó una analítica de sangre para comprobar si consumió alcohol u otras sustancias, pero el resultado aún no se conoce.

Y como la tragedia, en ocasiones, llama a la tragedia, la policía supo ayer que el conductor del turismo perdió hace unos días a su padre; su madre fue localizada en el cementerio. Otra de las jóvenes, P.C.C., asistió hace menos de una semana al funeral de su madre.