•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El último censo de vecinos de la ciudad monumental de Cáceres –solo del recinto que está dentro de la muralla– contabilizaba 410 habitantes, incluidos ancianos y niños. Sin embargo, existen más de 700 tarjetas de aparcamiento y circulación en la zona. Las cifras no cuadran, según la asociación de vecinos de la zona y así se lo volvió a transmitir ayer su directiva a la alcaldesa, Carmen Heras, con la que mantuvieron una reunión.

Heras se comprometió a "continuar con el proceso de restricción del tráfico y peatonalización de las calles del casco antiguo", según informó el consistorio al término del encuentro en un comunicado. Lo cierto es que a pesar del compromiso, la alcaldesa no ofreció plazos para ejecutarlo y supeditó abordar el problema a la construcción de los nuevos párkings proyectados en la ciudad, informa El Periódico Extremadura.

El presidente de la directiva, Luis García Marín, aseguró que el encuentro había satisfecho "a medias" a la asociación, ya que a pesar de la buena disponibilidad municipal y el reconocimiento del problema, la falta de concreción sobre su solución indica que se está como al principio. "Por un lado, se reconoce que hay que hacerlo, pero por otro, se nos dan largas", declaró el presidente vecinal.

De hecho, García Marín recordó que los vecinos del entorno llevan seis años "peleando" y esperando a que el ayuntamiento ponga coto al "deterioro de la calidad de vida" en el recinto por los "desmanes" de tráfico. "En ninguna parte de la ciudad se deja que los coches aparquen sobre las aceras o que circulen a velocidad superior de la permitida, excepto en la ciudad monumental. Ni que empleados de centros de trabajo tengan reservado aparcamiento porque disponen de tarjetas", apuntó.